Últimas Noticias

¿Flexiseguridad empresarial o flexibilidad laboral?


El Telégrafo

La Revolución Juliana (1925-1931) impuso varias leyes laborales: jubilación y montepío, responsabilidad por accidentes del trabajo, contrato individual, desahucio, jornada máxima y descanso semanal, trabajo de mujeres y menores, protección a la maternidad (http://bit.ly/2sImYlu); y la Constitución de 1929 institucionalizó el principio pro-operario y los principales derechos del trabajador, que fueron consagrados por el Código del Trabajo (CT) de 1938. Siempre hubo resistencias empresariales a esos derechos y el CT incluso fue tildado de “comunista”. 

Los derechos laborales progresaron y fueron protegidos por las sucesivas Constituciones de 1945, 1946, 1967, 1979 e incluso por la “neoliberal” de 1998. Sin embargo, entre 1979 y 2006 las cámaras de la producción sistemáticamente se pronunciaron contra varios de los derechos laborales, procurando recortarlos o suprimirlos, como lo evidenció una investigación realizada por el THE en la PUCE (http://bit.ly/2k4QuOb). Con el derrumbe del socialismo, el triunfo de la globalización transnacional y la difusión del neoliberalismo, la idea de revisar la protección a los trabajadores también prendió en Ecuador. 

Bajo el gobierno de Gustavo Noboa (2000-2003) la flexibilidad laboral galopó. La “Ley para la Transformación Económica” (Trole 1) introdujo el trabajo por horas, logró la unificación salarial (suprimió la 15ª. y 16ª. remuneraciones, la bonificación complementaria y la compensación por costo de vida) y prohibió toda indexación. También se expidió la “Ley para la Promoción de la Inversión y la Participación Ciudadana”, que pretendió cambiar el concepto de remuneración, fijar topes al reparto de utilidades, limitar indemnizaciones, afectar los contratos colectivos, regular huelgas, facilitar despidos y hasta crear el “trabajador plurifuncional”. Felizmente para el país el Tribunal Constitucional declaró la inconstitucionalidad de esa ley. 

Pero el gobierno de Lucio Gutiérrez (2003-2005) continuó el proceso antiobrero introduciendo la “tercerización”. Del ayer al presente las cosas parece que no han cambiado, a pesar del gobierno de Rafael Correa (2007-2017). El documento “Consenso Ecuador” de la Cámara de Comercio de Quito, considerado como una propuesta empresarial de avanzada, y que se difundió con ocasión de las elecciones de 2017, llega a sostener: “no tiene sentido que se siga hablando de la irrenunciabilidad e intangibilidad de los derechos del trabajador, del induvio pro operario, etc.” (http://bit.ly/2sHZkG1). 

Y en estos días, la Cámara de Comercio de Guayaquil lanza la sui géneris propuesta de “flexseguridad laboral” para la “libertad” de contratación a plazo fijo y por horas, una propuesta que no oculta la afectación a los derechos de los trabajadores (http://bit.ly/2seG940). 

La persistente demanda histórica contra los derechos laborales para recobrar el triunfo del capital, obliga a que el Ministerio del Trabajo medite bien si realmente se proponen medidas empresariales modernizadoras y de bienestar social o de retroceso a épocas ya superadas de explotación humana. 



https://www.rebelion.org/noticia.php?id=228141


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Pin It

Widgets

Publicar un comentario

Periódico Alternativo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.