De bilaterales a cruces en los pasillos - Periódico Alternativo

Titulares

09 julio 2017

De bilaterales a cruces en los pasillos


Ni Theresa May ni Emmanuel Macron se reunieron con Mauricio Macri en la cumbre del G-20

La premier británica le canceló la cita por “problemas de agenda”. El presidente francés también le suspendió la suya, pero Macri lo “abordó” durante un debate y le pidió que Francia no trabara el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

Mauricio Macri con el turco Recep Erdogan, uno de los presidentes que sí le hizo lugar en su agenda. 


@Cuando Mauricio Macri partió el miércoles hacia Hamburgo para participar de la cumbre del G-20 llevaba en su agenda dos bilaterales que sobresalían por encima de las demás: una con la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, y otra con su par de Francia, Emmanuel Macron. Al final solo se los cruzó en los pasillos. Eso sí: dijo que en el breve cruce que tuvieron en el cierre del encuentro de mandatarios, el francés le manifestó su intención de avanzar con el acuerdo el entre Mercosur y la Unión Europea que el Gobierno pretende anunciar antes de fin de año.



La cumbre del G-20 sería escenario del reencuentro de May y Macri luego de aquel accidentado primer diálogo que mantuvieron durante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, cuando el presidente argentino aseguró que la premier británica le había dicho que estaba dispuesta a hablar de la soberanía de Malvinas. A Macri lo desmintieron públicamente y aquello fue un papelón internacional.

En contraste con el modo en que la delegación argentina buscaba presentar la reunión, en el arranque de la cumbre desde la diplomacia británica aclararon que más que una bilateral hecha y derecha se trataría de un “brushing pass”. Es decir, un contacto al paso, una breve conversación en un aparte, algo característico de estas cumbres presidenciales.

La ilusión de Macri de volver de Alemania con una foto con May empezó a desvanecerse el viernes, cuando el Foreign Office solicitó la suspensión de la reunión por “problemas de agenda”. Los argentinos buscaron reprogramar la cita para ayer y así salvar la ropa. La posibilidad de conseguirlo era mínima, pero la comitiva presidencia guardaba alguna esperanza por el hecho de que los dos jefes de Estado no debían trasladarse a ningún otro sitio porque habían elegido alojarse en el mismo hotel.

Ni eso jugó a favor de Macri. La británica dejó temprano el hotel Le Méridien para ir al encuentro de Donald Trump. El argentino, en cambio, se reunió con los presidentes de Singapur, Lee Hsien Loong; de India, Narendra Mody, y Turquía, Recep Erdogan.

En la delegación argentina le echaron la culpa del fracaso de la reunión con May a los graves incidentes ocurridos en los alrededores del Hamburg Messe –el predio donde se desarrolló la cumbre presidencial– por los choques entre los activistas antisistema y la policía alemana. Repitieron que esa situación había provocado retrasos en las agendas de todos los presidentes y obligado a suspender la cita en el momento que se había previsto, y que por las actividades pautadas de antemano por ambos después ya no fue posible reprogramarla.

A Macri le quedó el consuelo del breve saludo que ambos se dieron tras de la foto de familia que se sacaron todos los mandatarios con sus acompañantes en la explanada de la Elbphilharmonie. Allí se había cruzado también con Macron, a quien en la bilateral que tenían agendada pensaba hablarle de su interés en que el Mercosur y la Unión Europea lleguen de una vez por todas a un acuerdo comercial, que sucesivamente se demora por las trabas que pone Francia. También se quedó con las ganas porque ese encuentro tampoco se concretó. 

Macri apenas consiguió cruzar unas palabras con Macron durante uno de los debates sobre el final de la cumbre. “Hay una vocación, yo creo que la Unión Europea ve que el Mercosur es una oportunidad, como creemos que ellos son una oportunidad para nosotros”, contó el Presidente en una rueda de prensa que dio al término de las deliberaciones del G-20. Allí aseguró que “todos reconocen que el problema es el sector agrícola, y que el centro del nudo está en Francia. Por eso lo abordé a Macron y él entendió que hay que encontrar una solución porque es de mutuo beneficio avanzar en este acuerdo Unión Europea-Mercosur y todo conduce a que se vean las cosas con un optimismo que antes no había”.

https://www.pagina12.com.ar/49052-de-bilaterales-a-cruces-en-los-pasillos

Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario

Post Bottom Ad