Últimas Noticias

¿”Referéndum” secesionista? No, gracias. ¡No al (falso)derecho a dividir(nos)! (y II)


[Crónicas sabatinas] Más acá y por debajo del choque de trenes con muchas víctimas en los vagones de tercera clase

Salvador López Arnal


Per a Josep Maria Fradera, que ens ha regalat un article magistral. D’un que va tenir bons mestres.[Para Josep Maria Fradera, que nos ha regalado un artículo magistral. De alguien que tuvo buenos maestros.]

El derecho de autodeterminación -el derecho a decidir- nunca ha sido considerado en el movimiento comunista como un derecho natural, de reconocimiento urbi e orbi y al margen de toda consideración política, sino como un derecho político surgido de y sujeto a la historia. En segundo lugar, su ejercicio ha sido también situado en cada momento concreto; un derecho político cuyo ejercicio está sometido a formas y condiciones. En tercer lugar en la tradición comunista nunca se ha invocado el derecho de autodeterminación sin añadir más. Siempre se ha añadido la propuesta sobre el objetivo de ese ejercicio, sea en negativo (defendemos el derecho al divorcio, pero no invitamos a nadie a divorciarse, dijo Lenin) o en positivo (federalismo, unión libre de pueblos libres; y ante determinadas tergiversaciones hay que recalcar que el término que utilizó Lenin fue el de "unión")
José Luis Martín Ramos (2017)

¿Es que no has llegado ya a confundir el país con t us negocios, como le ocurrió un día a un hombre llamado Francesc Cambó?… Soy pobre, pero he hecho mucho por el país y no he destruido nada. Lamento que tú no puedas decir lo mismo.
Josep Benet, 1973 (en carta dirigida a Jordi Pujol)

La escenografía del anuncio de la presentación de la ley puso de relieve que el ejecutivo de la Generalitat únicamente gobierna para los independentistas, pues a ambos actos solo asistieron los diputados y partidarios de Junts pel Sí, la CUP y las entidades independentistas. Con la notable excepción de los caballos de Troya del independentismo J. J Nuet (EUiA), Albano-Dante Fachín, J oan Giner y Àngels Martínez de Podem, lo cual significó una victoria simbólica para el bloque secesionista al conseguir dividir al grupo parlamentario de C SQEP . Ello a pesar de las distancias que marcó Ada Colau respecto al referéndum en la entrevista concedida a El Periódico de Catalunya, cuando negó su carácter vinculante, insinuó que está concebido para movilizar sólo a los partidarios del sí y afirmó que no pondría en peligro ni a la institución ni a los funcionarios en este tema. Una toma de posición que despertó las duras descalificaciones de Junts pel Sí y la CUP acusándola de asumir los argumentos “unionistas”.
Antonio Santamaría (2017)


En la sede de Podemos en Lérida

¿Otro ejemplo de movilización-acción-pintada democrática? ¿Ningún comentario por parte de las aquí poderosas instancias nacionalistas-soberanistas-1O? ¿Son una minoría insignificante y ya está, a otra cosa, pasamos pantalla? Axioma secesionista: identificar, sin matices, todo lo que les recuerda a España con el nacional-catolicismo, la cutrez y el fascismo, y todo lo referente a Cataluña con el nacionalismo amable, el avance social, la progresía… y algunos despistadillos que a veces se pasan un pelín, muy poco. Sigamos.

Para que no habite el olvido: Antonio-Francisco Ordóñez Rivero, “Una vez más los migrantes recluidos en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona han dicho basta”: “Nueva huelga de hambre en el CIE de Barcelona entre graves quejas de los internos por falta de atención sanitaria”. http://www.asec-asic.org/2017/07/12/nueva-huelga-de-hambre-en-el-cie-de-barcelona-entre-graves-quejas-de-los-internos-por-falta-de-atencion-sanitaria/ Y una demostración de la que lucha obrera y ciudadana, tenaz, persistente, consistente, da sus frutos: http://diaritreball.cat/parlament-aprovara-avui-renda-garantida-ciutadania-leina-perque-ningu-quedi-enrere/ Ningún regalo por supuesto: la renta ciudadana garantizada, incluida en el denostadol Estatut de Catalunya sin desarrollo hasta este momento, ha sido una conquista obrero-ciudadana. Mi enhorabuena. Nula la voluntad de los gobiernos de CiU. Han dado largas mil veces y una más.


G. Y.: ¿Qué opinas sobre la capacidad de la filosofía de cambiar al mundo?

N. C.: No estoy seguro en qué pensaba Marx cuando escribió que “los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. ¿Quería decir que la filosofía podía cambiar al mundo o que los filósofos debían adoptar la prioridad máxima de cambiar el mundo? Si concluimos que fue lo primero, entonces podemos suponer que se refería a la filosofía en el sentido amplio de la palabra, incluyendo el análisis del orden social y las ideas de por qué debía transformarse y cómo. En ese sentido amplio, la filosofía puede ocupar un lugar, y de hecho uno crítico, en la transformación del mundo, y los filósofos, incluidos en la tradición analítica, han asumido ese esfuerzo tanto en su obra filosófica como en su activismo.

G. Y.: Hay ocasiones en las que la magnitud del sufrimiento humano parece insoportable. Como alguien que habla tanto del sufrimiento en el mundo, ¿cómo puedes dar testimonio de ello y además mantener la fortaleza para seguir adelante?

N. C.: Dar testimonio es suficiente para tener la motivación de seguir adelante. Además, nada es más inspirador que ver cómo las personas pobres y que sufren, que viven en condiciones incomparablemente peores que las que nosotros toleramos, continúan sin pretensiones o escándalos con su lucha valiente y comprometida con la justicia y la dignidad.

Vale la pena remarcarlo. Recuerdas reflexiones similares de Peter Singer, Joan Tafalla o Joaquín Miras... o incluso de Antonio Gramsci: “Nada es más inspirador que ver cómo las personas pobres y que sufren, que viven en condiciones incomparablemente peores que las que nosotros toleramos, continúan sin pretensiones o escándalos con su lucha valiente y comprometida con la justicia y la dignidad”.

Las citas se justifican por sí mismas. La primera, la del profesor Martín Ramos, pertenece a un texto más largo que ha publicado Rosa Guevara Landa en rebelión.

Vayamos a nuestro asunto sin olvid a r antes que uno tiene la misma sensación que en las última s semanas: ¡es una lástima pero no se puede hablar de todo!, y algo muy, muy importante. La ONU ha adoptado el primer tratado legalmente vinculante que prohíbe las armas nucleares. Nunca hasta ahora. Para mayor información: http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=37658#.WWM1PopLei5. El texto acordado por los 129 países que participaron en la discusión cubre la amplia gama de armas nucleares y actividades anexas. La resolución fue aprobada con 122 votos a favor, el voto en contra de los Países Bajos y la abstención de Singapur. Numerosos países no participaron en la discusión del tratado, entre ellos los nueve con capacidad nuclear. Tampoco los países otánicos -España entre ellos- a excepción, como decíamos, de los Países Bajos.

Otro tema que tampoco debemos olvidar. La huelga del metro barcelonés está demostrando que una cosa es ser progre o más o menos de izquierda y otra cosa muy distinta es tener una perspectiva y una posición de clase. 10 días de huelga, ¡diez lunes ininterrumpidos! Los motivos de las y los trabajadores, nada que tenga que ver con remuneraciones económicas (que también estarían justificadas en muchos casos): externalidades de la empresa, trabajadoras/es en precario, sueldos indecentes de la cúpula de TMB (la responsabilidad de los antiguos consistorios de “izquierda” no es menor en este asunto) y métodos y medidas para conciliar la vida familiar y la vida profesional. ¿Alguna objeción?, ¿alguna pega? ¿Piden la Luna, de la que nos hablaba Pietro Ingrao, estos compañeros? ¿Pero no era eso, no es esto? Otra huelga más: “En la primera de las 15 jornadas convocadas en la huelga del Bicing, hoy 12 de julio, el seguimiento de la huelga en movilidad, mantenimiento y taller ha sido del 100%. Tanto el piquete de la mañana como la concentración en Plaça Sant Jaume (Barcelona, donde están el Ayuntamiento y la Generalitat), han estado muy concurridas”.http://www.tercerainformacion.es/articulo/actualidad/2017/07/12/exito-de-la-huelga-en-el-bicing-de-barcelona)

Un asunto más, importante también.

El Departamento de Enseñanza -lo explicó la consellera Maritxell “Aura” Ruiz en una respuesta parlamentaria esta misma semana- retirará este año el amianto de 17 de las 291 escuelas que, según inventario fechado a finales de 2016, tienen ese material cancerígeno en su estructura. Calculando mal y generosamente, esas 17 escuelas representan un 6%. Con ese ritmo y siendo de nuevo generosos, tardaríamos unos 20 años en retirar el asbesto de las escuelas de Cataluña. ¿Veinte años? ¿Es un plazo razonable? ¿No debería ser éste un tema prioritario, y no otros, en cualquier gobierno que se precie y que defienda el interés público? No hablamos de ninguna tontería. Vean esto por ejemplo: http://consalud.es/pacientes/cerca-de-300-personas-mueren-al-ano-en-espana-a-causa-de-un-cancer-por-amianto-37837

Sobre el no-referéndum del 1-O, vale la pena leer -u ojear cuanto menos- este informe de buenas prácticas: “Estrasburgo, 20 de enero de 2009 CDL-AD(2007)008rev Or. Fr. Estudio No. 371/2006. COMISIÓN EUROPEA PARA LA DEMOCRACIA A TRAVÉS DEL DERECHO (COMISIÓN DE VENECIA). CÓDIGO DE BUENAS PRÁCTICAS SOBRE REFERENDOS adoptado por el Consejo para Elecciones Democráticas en su 19ª reunión (Venecia, 16 de diciembre de 2006) y la Comisión de Venecia en su 70ª sesión plenaria (Venecia, 16-17 de marzo de 2007) basado en las contribuciones de Peter van DIJK (Holanda), François LUCHAIRE (Andorra) y Giorgio MALINVERNI (Suiza)”. Se encuentra en la red. Vale la pena contrastar cuántas de esas buenas prácticas se cumplen en el anunciado acto de agitación secesionista-nacionalista del próximo 1-O.

Una observación más, la última, vale la pena. Un texto, claro y directo, que nos enseña a todos. De Ion Usatorre, 11 de julio de 2017:

Hoy [11 de julio], en el diario Menorca, escribe un artículo "de aniversario" un, digamos, "dirigente del PCE de Menorca" en los años 1970-1980. O sea, un eficaz burócrata coordinador, entonces, facilitado por su profesión de viajante comercial, y de nombre Antonio Casero (AC), parece que natural de Marinaleda, Andalucía.

¿Que qué coordinaba AC en Menorca? Pues a "cristianos de base", ex-seminaristas y curas progres, media docena de maestros y profesores de la escuela pública, un par de soldados rojos ocasionales, y unos cuantos obreros inmigrantes de CC.OO (que son los que solían "poner la cara y el cuerpo" en los cuartelillos de la Guardia Civil, cuando a estos les apetecía realizar un "servicio"). Y además AC se dedicaba a reunirse con las "personalidades" -que se dignaban recibirlo- a los efectos perversos de aquello de la "Junta Democrática".

Hoy, digo, escribe AC que el 10 de julio de 1977 doce "personalidades" menorquinas se reunieron para impulsar el particularismo administrativo que condujera a la "libre autonomía que exigía el hecho diferencial y específico de la identidad menorquina" (sic, sic, y sic).

Y reconoce AC en su artículo, que "(...) recibíamos consejo y apoyo de Solé Tura y de Rafael Ribó" (!), y que "(...) en la sociedad menorquina de entonces, no había conciencia de autonomismo, salvo en los partidos, grupos sociales y personalidades" (sic).

De modo que ya veis para qué ha servido, en muchísimos casos, eso de la "vanguardia creadora de conciencia": ¿Que no tenéis "conciencia de autonomía ni de "identitat"? Pues se pone un, digamos, "rojo" a trabajar el asunto: Se hace de mamporrero de "personalidades" sociales y de la "cultureta", hasta entonces agazapadas. Se buscan cómplices para "apretar" en les "escoletes" y en la "formació del professorat". Se hacen los lavajes necesarios en el Episcopado. Se impulsa la "normaliztació lingüística", y un par de etcs… y a la construcción de una sociedad más justa, fraterna e igualitaria ¡que le den pol s... !

Asunto ese que, en Cataluña, algunos saben de qué va. ¡"Gracias" AC!

Hasta aquí Usatorre. Entramos en materia.

Se dice, se suele decir que todo fluye, “panta rei” si nos ponemos más “filósofos” (o que somos como Heráclito el oscuro, si recordamos un verso de Jorge Luis Borges), pero no es así, la afirmación es falsa o tiene cuanto menos muchos contraejemplos. Uno de ellos: el estilo argumentativo en las filas secesionistas no cambia, no ha cambiado. Sigue tan falaz y tan falsario como siempre. ¿Puede cambiar?

Algunos ejemplos de este “ser parmenídeo inalterable”:

1. Empecemos por la propia portavoz del gobierno catalana, Neus Munté, “la del patrimonio, el mío, no se toca”: “Yo me preguntaría sobre la credibilidad de un movimiento político que dice que las cosas se pueden transformar pero luego asegura que nada de eso se puede hacer”. Es obvio que para Munté transformar significa cambiar aquello que ella considera que debe ser cambiado y en el sentido que ella considera adecuado. Más allá de eso: ¿una portavoz de un gobierno puede o debe emitir juicios políticos de este calibre sobre una formación política independiente? Admitamos que “Catalunya en comú” ha caído en una inconsistencia (yo también lo pienso, pero en el sentido opuesto y no soy portavoz de ningún gobierno), una militante y dirigente del PdeCat, la ex CDC, ¿es la persona más adecuada para hablar de inconsistencias? ¿Ellos, ellas, nos deben dar lecciones?

2. Fotografía de los ex presidentes Aznar, González y Zapatero. Tuit de Joan Josep Nuet, el que se porta bien -con risas inolvidables de Anna Simó- según el PDeCatero Lluís Coromines: “Si en un lado hay urnas y en el otro estos tres, ya sabéis dónde encontrarme y dónde no”. ¿O A o Z, no existen términos intermedios? ¿Con los tres ex presidentes, que tampoco son uno y lo mismo, o con las urnas? ¿Qué urnas por cierto? ¿No ha acudido nunca a las urnas J.J. Nuet en estos últimos años? ¿A quién favorece ese razonamiento? ¿Está EUiA, y con ellos IU, a favor del referéndum del 1-O? Compañeros de IU, ¿no tenéis nada que decir?

3 . Tuit de Gabriel, apellidado rufián con erre mayúscula: “Palabras dignas y valientes frente a silencios indecentes y cobardes. La calle les pasará por encima” (https://twitter.com/gabrielrufian/status/883303162920271873). No entro en las palabras -despistadas, clásicas, gastadas aunque bienintenciondas- del interviniente, que es un militante de años y con muchas luchas a sus espaldas. ¿Silencios indecentes y cobardes? ¿De qué silencios habla don Rufián el diputado? ¿Qué “calle” les pasará por encima? ¿Estará amenazando el joven diputado? ¿Hay que decir, pensar y hacer lo que él quiere y lo demás será “destruido” por la calle? ¿Les suene a algo esta actitud?

4. El Consejo de Garantías Estatutarias de la Generalitat -¡de la Generalitat!- avisó en un informe no vinculante el pasado jueves 7 de julio que aprobar la llamada ley de ruptura y la ley del referéndum de independencia por el trámite de urgencia y sin debate en el Parlament sería inconstitucional y contrario al Estatut. Lectura del grupo parlamentario de “Junts pel sí” por boca del diputado Roger Torrent: “el dictamen es claro, es diáfano, avala la propuesta de la reforma del reglamento sobre la tramitación por lectura única”. El mundo al revés. Dos más dos no son cuatro, son 20 si yo quiero que sean 20. Y ya está, a otra cosa.

5. La mejor cita, en todo caso, probablemente sea esta. Habla el vicepresidente del gobierno catalán en TV3, la suya, el pasado miércoles 6 de julio:

La supuesta legalidad del Estado español no es legal porque no sigue el mandato del derecho internacional. De legalidad sólo hay una, sólo puede haber una, que es la que se deriva del marco internacional, que se deriva del principio democrático y en particular de los derechos humanos. El primero de los derechos humanos es el derecho de autodeterminación.

Veamos, comprobemos lo que afirma don Junqueras . Artículo 1 de la declaración de los derechos humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Casi la inversión de la cosmovisión nacionalista. Nada que ver con lo señalado por el vicepresidente OJ. De hecho, como se recuerda, la referencia al derecho de autodeterminación no figura en la declaración.

La aproximación de Teresa Freixes (7 de julio de 2017, http://www.alternativaciudadana.es/2017/07/07/sostiene-junqueras-gigante-pies-barro/), que no es la única y no vale descalificar a la autora por su supuesta posición política practicando la más que gastada falacia ad hominem

En Derecho interno no existe base jurídica alguna para incluir el derecho de autodeterminación ni el derecho de secesión. En Derecho Internacional, habremos de tener en cuenta si Cataluña puede ser titular de la institución jurídica derecho de autodeterminación, tal como sostiene Junqueras. Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, es obvio que, para que Cataluña pueda ser considerada como titular del derecho de autodeterminación o de secesión, hemos de tener en cuenta que según todos los textos internacionales (tratados y sentencias) los titulares del derecho de autodeterminación pueden ser dos: las personas pertenecientes a territorios por descolonizar y las personas pertenecientes a minorías sojuzgadas.

¿Pertenecemos los catalanes a una colonia? Es evidente que no “gozamos” de estatuto colonial alguno, puesto que somos miembros de una Comunidad Autónoma integrada en un Estado democrático, cuyo Presidente, por expreso mandato constitucional, es el representante ordinario del Estado en la propia Comunidad. ¿Somos los catalanes una minoría sojuzgada? Cuesta creerlo cuando tenemos Parlamento elegido, Gobierno que emana del Parlamento, policía propia, sistema judicial que culmina el orden jurisdiccional del Derecho propio en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña;tenemos, además, un Síndic de Greuges elegido por el Parlamento catalán, Derecho civil propio, Derecho público propio en el marco de las competencias constitucionales…

Nos recuerda además que el mismísimo Secretario General de las Naciones Unidas declaró el año pasado, en 2016, que el derecho de autodeterminación no era aplicable al caso de Cataluña, fundamentando su afirmación en la legislación de Naciones Unidas y la jurisprudencia del Tribunal Internacional de Justicia, lo que excluye que pueda ser aplicable al caso el Dictamen relativo al Kosovo.España, en consecuencia, no incumple sus obligaciones con relación al Derecho Internacional. Más bien se sitúa estrictamente en el contexto de su cumplimiento.

¿Alguna rectificación? No, por supuesto que no.

6. El sábado 8 de julio los comunes decidieron participar en la consulta de octubre "como movilización", no propiamente como referéndum. Detectaron que la cita electoral "carece de garantías", por lo que no es "el referéndum que Cataluña necesita". Asimismo, valoraron que el 1-O puede servir "para el aterrizaje de la hoja de ruta de Junts pel Sí".

Pues bien, más allá de lo que pensemos sobre la ambigüedad más o menos calculada de “Catalunya en comú” (fruto sin duda, además de otros motivos, de equilibrios internos), decenas de perfiles de Twitter (no anónimos ni con pocos seguidores) han tildado el espacio “comunero” de "traidores", botiflers es de nuevo la palabra de moda en el mundo secesionista, y han colocado a la confluencia progresista junto al PP. Ni más ni menos.

Algunos ejemplos de estos “razonamientos”. El diputado apellidado Rufián es quien habla de nuevo: “No esperamos nada de la cúpula de los comunes y no porque les tengamos manía, sino porque tenemos memoria. Aunque ICV se vista de 15.M, Iniciativa se queda. No lo dicen de forma clara pero su proyecto es español [SLA: ¡qué mas quisiéramos!, ¡se formula como si fuera un horror, un pecado o algo parecido!]. Al final hacen que no entienden nada, cuando evidentemente lo entienden todo”. Aunque ERC se vista de izquierdas, podría decirse, nacionalista-secesionista se queda.

En los micrófonos de RAC1, el ex cantante Llach, alias “el amenazador”, ha comentado que "para una fuerza transformadora heredera del 15-M supone un engaño semántico o una estafa semántica" la decisión tomada. “Una fuera como ellos ha de tener un papel en la intervención, no puede quedarse al margen”. ¿Se han quedado al margen? Nada de eso, por desgracia. De nuevo: tienen que hacer los demás lo que yo quiero que hagan.

Miquel Buch, alcalde de Premià de Mar (Barcelona) y presidente de la Asociación Catalana de Municipios (ACM), tampoco ha dado tregua: "No hay margen para la indefinición ni los cálculos electoralistas". Lo único es el 1-O y la secesión.

Mireia Boya, diputada de la CUP, ha advertido a los comunes que "la historia les arrollará". Según ella, la confluencia "habrá mentido" si no se suma finalmente al 1-O, lo que le genera "tristeza". Ha añadido: “Sillas o calle, elegid bien”. Y lo dice alguien que lleva meses y meses en cómodas sillas. Manda narices. ¿Cómo hay que interpretar eso de la historia les “arrollará”?

El vicepresidente segundo de la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI), Eudald Calvo (CUP), ha compartido un mensaje que señala que la postura de Colau y Domènech es "un torpedo a la línea de flotación del referéndum”. Si fuera así, ¿el no-referéndum no puede, no debe ser torpedeado? ¿Por qué no?

“Súmate” ha considerado que el anuncio del sábado significa "reírse de los catalanes por un puñado de votos” ¿Reírse de los catalanes por tener una opinión contraria a la suya? ¿En qué catalanes piensan? ¿En los secesionistas? ¿Los otros no lo somos? Lo de “Súmate” es tema-materia de historiadores. Veremos las sorpresas que nos darán las investigaciones históricas dentro de 10 o 15 años.

Una de las voces más escuchadas del soberanismo, Toni Soler, cofundador de Minoria Absoluta y nada menos que ex comisario de los actos del Tricentenario de 2014 (las redes, digan lo que digan, sus redes quiero decir, dan sus frutos y sus privilegios), ha disparado de nuevo contra ICV. De los rojiverdes ha dicho que "ha fagocitado el mundo colauer-podemita" cuando, bajo su punto de vista, "todo indicaba que sería al revés". Desde luego que no es así. Pero, ¿y qué si fuera así? ¿Dónde está el problema? ¿No ha sido fagocitado él por el secesionismo más cegado? ¿Y los de la CUP? ¿No eran una fuerza revolucionaria y radical? ¿No apoyan a un gobierno neoliberal con detalles de mala conciencia?

Dos voces más del “régimen catalán”. Jordi Sánchez, ANC (proviene del mundo de ICV, pero ya se le veía venir): “¿Dónde está el compromiso con la democracia de los que habéis llegado al poder gracias a la bandera de que todo se podía si la ciudadanía lo quería?”. ¿Dónde está el compromiso con la democracia...? ¿No son, no somos demócratas los que no estamos por ese montaje secesionista? ¿Es eso?

De Jordi Cuixat, Òmnium Cultural: “Decepción mayúscula, pero confianza en que en la defensa de la democracia no faltará nadie”. ¿Qué entienden esta gente del OC por democracia? ¿Qué concepto es el suyo? ¿Qué hacía OC cuando algunos peleábamos con la policía durante el fascismo? ¿Fueron ellos, como suelen decir en ocasiones, la vanguardia de la lucha antifascista? Yo no les vi nunca en ninguna manifestación.

Y no sólo son los secesionistas. Pablo Iglesias, 11 de julio, Congreso de Diputados: “Pensamos que el 1 de octubre es una movilización política legítima y por tanto tiene que producirse con la mayor normalidad. A nuestro juicio, las instituciones tienen que facilitar por todos los medios que una movilización política se pueda producir”. Movilización secesionista legítima… Por supuesto, casi todo es legítimo. Las instituciones tienen que permitirla.. Por supuesto. Nadie habla de reprimir la movilización. Pero, ¿por qué tienen que apoyarla? ¿Cuántas movilizaciones obreras, ciudadanas, populares, han sido apoyadas por las instituciones? Una cosa es permitir, otra muy distinta dar apoyo. Y otra cosa distinta también es no emitir ningún juicio crítico ante una movilización netamente secesionista, que se pasa la ley y las normas por el forro, tratándose además del dirigente de una formación o dos formaciones, Podemos y Unidos Podemos, que defiende, si no ando errado, una España federal. ¿La izquierda española no tiene nada más que decir que señalar que la movilización preparada para el 1-O es legítima, que sí, que se haga? ¿Ya está? Los circuitos cerebrales no se han colapsado.

Por cierto y ya puestos en falacias, los secesionistas suelen asociar referéndum del 1-O con la izquierda.

Un ejemplo (innecesario) que ilustra que no es así:

P. Después de medio año, ¿le sigue gustando Trump. R. Me gusta y lo aprecio. Ha sido una bocanada de aire fresco. Me gusta su defensa del trabajo, del Made in USA, su defensa del tema fiscal y, por supuesto, la política de inmigración. Ha suspendido el TTIP, que era un regalo a las multinacionales. Me gustaría que también hubiera una Italia first.

(¿Sospechan ya algo? Trump: ¡una bocanada de aire fresco!).

P. También ha hablado a favor de Cataluña. El 1 de octubre la Generalitat ha convocado un referéndum ilegal para preguntar sobre la independencia. ¿Apoyaría usted esa nueva nación europea? R. Yo defiendo la libertad, los catalanes deberían poder votar. Aunque sé que sobre la inmigración tenemos visiones diferentes. Pero el derecho a elegir es sagrado en cualquier lugar. Cuando veo que juzgan a gente por hacer un referéndum me desagrada mucho. Pero Cataluña tiene una historia distinta, tiene una lengua, una cultura, una bandera. Cuando tienes a alguien como Guardiola lanzando ese mensaje… Pero cada país hace su historia.

¡Cuando tienes a alguien como Guardiola lanzando el mensaje secesionista!

El entrevistado es Matteo Salvini, secretario federal de la Liga Norte (El País, 7 de julio de 2017, p. 6), ubicado en la derecha extrema xenófoba italiana.

Cambiemos de tercio. Situémonos e n coordenadas radicalmente distintas, en el regalo de Fradera.

El artículo que quería presentar y comentar es “Referéndum y cultura de izquierdas” de Josep Maria Fradera (“JMF” a partir de ahora), publicado el 4 de julio de 2017 (https://elpais.com/elpais/2017/07/03/opinion/1499093078_484401.html). JMF es catedrático, profesor de la UPF y uno de nuestros grandes historiadores. Incomprensiblemente para mí, su artículo, uno de los mejores que he leído en mucho tiempo, ha pasado casi desapercibido o, cuanto menos, no se le ha dado el mucho valor que tiene. Veamos.

Cataluña vive hoy en un mar de confusiones, señala JMF. “La primera y más patética es haber situado un problema insoluble en el centro del debate público y de la vida oficial catalana y española”. Problema insoluble. Ni Cataluña puede presentarse al mundo como una nación oprimida, comenta con razón, ni tampoco “el sistema político español puede ser definido con la palabra vacía de autoritario o despótico”, vacía por su mal uso. Lo demuestra de manera suficiente que, precisamente, “las fuerzas que utilizan estas expresiones simplificadoras participan de la vida parlamentaria, exponen sus posiciones en el debate público y presentan, si es necesario, una moción de censura al partido que gobierna”. A excepción de la CUP, que no participa en el Congreso porque debe despreciar esa instancia representativa (por española), todas las demás. Esta fuerza supuestamente transformadora y radical (que da apoyo al gobierno de una de las fuerzas más corruptas y neoliberales de la historia de Cataluña) forma parte del Parlamento catalán, que es una institución del Estado español al que, en los días buenos, no les hablo de sus días malos, tildan de autoritario, o(re)presor y antidemocrático.

España es, no hace falta decirlo, una democracia perfectible y necesitada de reformas que van más allá de la cosmética, prosigue JMF con toda razón. Precisa, ciertamente, de reformas políticas y del régimen autonómico del mismo modo que las necesita en otros muchos terrenos. JMF concreta esos terrenos: “No es difícil enumerarlas: reformas en el sistema educativo; reformas para asegurar mejores condiciones de vida y un trabajo menos precario a franjas muy amplias de la población; reformas para facilitar el acceso a una vivienda digna; reformas para incrementar recursos y mejorar la gestión del sistema de bienestar y salud pública”. No dicen que sean las únicas reformas, existen otras, y menos precario significa aquí “no precario”. En definitiva, concluye, “España necesita reformas radicales en todo lo que tiende a incrementar la igualdad social, la transparencia y la pulcritud en el uso de los recursos públicos”. JMF es un intelectual concernido de izquierdas. Básico, esencial. Llevamos décadas diciéndolo.

Si la actual mayoría parlamentaria del Partido Popular y Ciudadanos no es capaz de canalizar las aspiraciones que mencionábamos, sostiene con claridad el historiador de la UPF, el deber -destaco: el deber- “de la izquierda es movilizar y hacer política para desplazarlos, promover el debate público, convencer a la ciudadanía, ganar las elecciones y formar Gobierno. Esta y no otra es la vía de la democracia y la vía europea en lo que tiene de mejor y más fecundo”. Y organizarnos; sin ello, casi nada será alcanzable. Y no dice que la vía europea, toda ella, sea admirable, ni tampoco que la labor de la izquierda se reduzca a la lucha institucional.

La secesión que se nos propone, prosigue JMF, “es la vía de un Brexit casero y de una forma de conflicto que, gane quien gane, no fortalecerá la democracia ni la libertad”. Ya tenemos suficientes indicios de esto último, prosigue con razón crítica kantiana, “en el secreto y la alevosía con los que el Gobierno de la Generalitat actúa en sede parlamentaria y en los medios subvencionados”. Por todo ello, concluye este paso, “concentrar todas las energías en una propuesta contraria a la Constitución que asegura en última instancia el ejercicio de las libertades es un error lamentable que pagaremos caro”. No hay aquí ninguna apología de la Constitución ni la afirmación que sea inmodificable. Es racionalismo temperado, que no ignora conquistas ciudadanas.

Se puede, además, decir de otro modo: “es hacer el juego a los nacionalistas catalanes y, de paso, a los nacionalistas españoles, a los que piensan que la nación —tal como ellos la ven— tiene unos derechos que deben prevalecer por encima del debate público y de la propia democracia”. Europa, nos advierte, no está amenazando como dicen los secesionistas, “aprendió con un coste enorme el precio del nacionalismo. Los fantasmas del pasado tendrían que advertirnos del peligro de absurdas repeticiones del drama hispánico, que ahora será de manera inevitable una farsa”. Marx nos vuelve a enseñar. No es mala, en absoluto, esta caracterización del nacionalismo: la nación tiene unos derechos que prevalecen por encima de casi todo.

Tras la crítica y su posicionamiento general viene la parte constructiva: “desautorizar la vía que sigue la actual presidencia de la Generalitat, en un abuso clarísimo del propio mandato parlamentario y de la precaria mayoría y ley electoral que lo sostiene, no significa que no tengamos nada que decir sobre el actual momento político que vive el país”. En absoluto. JMF tiene muchas cosas que decir y las sintetiza en los siguientes puntos, cinco en total:

El primero: “La izquierda no tiene por enemigos ni a la democracia española ni a la democracia europea”. Aspira y aspirará a entenderse “con todas las fuerzas que pueden contribuir a mejorar, reformar lo que sea necesario y fomentar el entendimiento colectivo sobre los valores de libertad, igualdad y solidaridad que le son propios”. Por si hubiera dudas: “El lenguaje y la construcción de la idea de un enemigo eterno o de la nación -sea la que sea- por encima de todo le son completamente ajenos”. Ajenos, no es su discurso, no debe ser nuestro discurso.

El segundo punto. La izquierda catalana “está comprometida desde siempre con la defensa de la identidad nacional, la lengua y el respeto a la diferencia de los catalanes y otras sociedades próximas y lejanas”. JMF no afirma que ese identidad nacional (no la promovida sectariamente por el nacionalismo) sea homogénea, sin diversidad e inalterable en el tiempo, y está claro que diferencia no quiere decir, ni implica, supremacismo ni etnicismo. Las diferencias, por lo demás, pueden cultivarse de forma ff, fraternal.-federal. Sin falsos espejismos, “la izquierda catalana se siente sólidamente solidaria y unida, además, a todos los que defienden la lengua y cultura catalanas en Baleares y el País Valenciano, de los que no queremos separarnos con decisiones que les son del todo ajenas”. Raimon ha hablado también de ello. Y no sólo en el País Valencià o en les Illes, también en Aragón por ejemplo, donde algunas fuerzas consideran que el catalán es un idioma propio (aunque lo hable el 8% de la población aproximadamente).

El tercer punto. El actual debate sobre la independencia y, prestemos atención, “la tapadera que lo disfraza de un referéndum no garantizan la identificación de los problemas materiales (flujos fiscales, infraestructuras y equipamientos), el desarrollo federal de la autonomía o los problemas simbólicos de una sociedad que sufrió una opresión particular e intensa durante las dos dictaduras españolas del siglo XX”. Durante esas dos dictaduras: no dice JMF que Cataluña fuera la única sociedad oprimida, sabiendo, por lo demás, que parte de la sociedad catalana colaboró gustosamente, y con restos monetarios suculentos, con ambas dictaduras. Estos problemas, señala, “no se resolverán con una votación. Es la labor de un debate público que nos ha sido secuestrado, que necesita de políticas inteligentes y de alianzas y complicidades constantes, lo más amplias posibles”. El cambio de los últimos 40 años, que no desprecia porque no debe ser despreciado aunque no haga ninguna apología de él (ya ha señalado antes sus críticas), “demuestra que esto es posible”. Aviso para navegantes y despistados: “Prometer paraísos para el día siguiente no compromete a nada en particular, más allá de manipular sobradamente las emociones de muchos ciudadanos y ciudadanas que quieren una solución”. Remarca: manipular las emociones, que nadie menosprecia, de muchos ciudadanos y ciudadanas. Este es también el punto, lo que siguen haciendo.

El cuarto. Por todo ello, hay que negarse, debemos negarnos “a aceptar que los valores de la izquierda impliquen rendirse a un debate con las cartas marcadas y empapado de nacionalismo, claudicar de un debate público imposible, enfrentarnos con el resto de los españoles e imponer la salida inevitable de la Unión Europea”. En ninguna de estas soluciones, incluido el enfrentamiento con el resto de españoles, “la izquierda tiene nada que ganar, pone en peligro conquistas consolidadas en el orden político y social y constituye una grave amenaza de futuro”. El autor en ningún caso está afirmando que la actual estructura de la UE sea la mejor de las pensables o que la construcción de la unión monetaria no merezca una enmienda o una crítica a la totalidad. Son otros temas.

El quinto y último. Finalmente, señala JFM, el punto es muy importante, “queremos advertir de la grave división de los catalanes y catalanas que supone la actual deriva independentista y nacionalista en Cataluña”. El paliativo, lo dice con total claridad, “no puede ser un referéndum que, gane quien gane, habrá tenido la responsabilidad de dividir a los catalanes y españoles, de hacernos más tribales y menos civilizadamente deliberativos”. A los catalanes y a los españoles y hacernos, además, más tribu en el peor de los sentidos, no en el sentido de apoyo y vida fraternal en comunidad. Un referéndum que, además, “dificultará todavía más aquellas reformas que pueden hacer más libres y solidarios los futuros de los pueblos de España y de Europa, de una comunidad que con las lenguas y hablas de cada cual seguirá inevitablemente unida el día siguiente de una fractura estéril y prescindible”. Estéril y prescindible que, además, sabido es, él mismo autor lo ha indicado en otros momentos del texto, puede ahondarse aún más y llevarnos a senderos abisales de ruptura y enfrentamiento entre nosotros.

Cuando los catalanes recordamos el exilio del presidente Lluís Companys, Pompeu Fabra o Pere Bosch Gimpera, con estas hermosas e inolvidables palabras republicanas finaliza JMF su artículo, “no podemos evitar como demócratas recordar a su vez el de Juan Negrín, Manuel Azaña y Antonio Machado”. Con Companys y con Negrín; con Pompeu Fabra y Azaña; con Bosch Gimperá y con don Antonio Machado, a quien, por cierto, tantos catalanes y catalanes hemos rendido homenaje en mil ocasiones. Lo seguiremos haciendo por supuesto.

Gràcies professor Josep M. Fradera.

Finalizo.

Una decepción que ya viene de lejos, que tiene muchos antecedentes: Xosé Manuel Beiras critica l’ambigüitat dels comuns: “No poden tenir dubtes". http://www.elnacional.cat/ca/politica/beiras-critica-comuns-referendum_172554_102.html. Compenso con las recomendaciones de la semana.

La presentación en Barcelona del colectivo Juan de Mairena puedan verla aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Bdlp8y_qcqQ Soy parte interesada pero me atrevo a sugerirles que no se la pierdan. Intervienen: “Carlos Jiménez Villarejo. Jurista y ex-fiscal anticorrupción. Josu Ugarte Gastamiza. Ex-director de Bakeaz y miembro del Colectivo Juan de Mairena. Félix Ovejero Lucas. Profesor de Filosofía Política de la Universidad de Barcelona. Modera: Teresa Soler Garrido. Miembro del Colectivo Juan de Mairena. También este enlace http://www.asec-asic.org/2017/07/10/rueda-de-prensa-colectivo-juan-de-mairena-en-barcelona-el-proceso-secesionista-catalan-los-riesgos-de-las-logicas-identitarias/

Esto texo es curioso (y con bastante mala uva ciertamente): https://www.dolcacatalunya.com/2014/05/quan-lluis-llach-era-feixista/

Una de las últimas cosas de Vicenç Navarro tampoco están mal (aunque esté equivocado en varios puntos centrales): “¿Qué pasa en Cataluña?” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=229081. Aquí, por ejemplo, acierta y hace bien en recordarlo:

Y algunas voces de izquierdas han llegado incluso a presentar tal llamada a votar en el referéndum como una continuación del 15-M en su lucha por la democracia. Tales voces parecen ignorar que el 15-M rodeó el Parlament de Catalunya, forzando al president Mas a acceder al Parlament en helicóptero, en protesta por las políticas neoliberales. Viví aquella situación, pues el 15-M me invitó a dar una charla delante del Parlament (cuando este estaba rodeado de manifestantes del 15-M) en protesta por las políticas que el gobierno había propuesto y que el Parlament iba a votar. No se pudo hacer la charla porque la policía nos expulsó. Es paradójico que ahora se pida al 15-M que rodee el Parlament, dirigido por los sucesores de Mas, para protegerlo. Además de incoherente, es absurdo que el 15-M se presente como un precedente a la movilización que se presenta mediáticamente como dirigida por un gobierno liderado por los continuadores del president Mas. Naturalmente que soy consciente que el Parlament estaría ocupado por muchas otras fuerzas políticas además del PDeCAT, pero dicho Parlament seguiría liderado por un gobierno en el que los herederos del pujolismo de siempre serían la fuerza hegemónica.

La lista de los represaliados durante el fascismo en Cataluña por tribunales militares pueden verla aquí: http://web.gencat.cat/ca/actualitat/detall/Llista-de-reparacio-juridica-de-victimes-del-franquism. No es completa, faltan nombres, no entiendo por qué. Miren, si tienen tiempo, los apellidos de los asesinados y represaliados. Pueden inferir alguna conclusión.

Isabel Coixet tiene razón: “La espiral del silencio”, demasiado silencio http://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/espiral-silencio_76502_102.html: “¿Debimos hablar alto y claro antes? Por miedo a que nos llamaran fascistas o españolistas, unionistas o peperos hemos acabado de comparsas de un espectáculo lamentable y peligroso. Estamos en el entreacto, y quién sabe lo que nos deparará el segundo acto”.

También esto les puede interesar, creo que apunta bien: http://www.eltriangle.eu/es/notices/2017/07/jaume-roures-en-las-cloacas-8386.php. Un fragmento:

Estas grabaciones constituyen uno de los platos fuertes del documental Las cloacas de Interior, que cuenta, entre los testigos que hacen declaraciones, con la participación del comisario, actualmente jubilado, Marcelino Martín Blas, que ha sido señalado como el inductor de la filtración de estas conversas al diario www.publico.es. El reportaje firmado por Jaume Roures se inserta en una estrategia mucho más amplia que busca la exculpación judicial del clan Pujol a partir de situarlos como víctimas de una operación de guerra sucia orquestada desde las cloacas del Estado español [el énfasis es mío] . Pero al avispado empresario multimedia -que fue trabajador de TV3, como su socio Tatxo Benet- se le escapa un detalle muy grande: el comisario Marcelino Martín Blas fue quién, con supuestas amenazas y chantajes a los hermanos Cierco, consiguió la prueba documental de las cuentas que tenía una parte de la familia Pujol en la Banca Privada de Andorra (BPA). La difusión de esta prueba documental por el diario El Mundo, el 7 de julio del 2014, provocó que, pocos días después, Jordi Pujol confesara la existencia de un tesoro escondido en paraísos fiscales y enterrara, de este modo, su prestigio y el de toda su familia.

Recuerden quien es -no quien fue- Roures, un capitalista de tomo y lomo que trata a sus trabajadores en la forma en que los trata. Al estreno del documental Las cloacas de Interior asistieron, entre otros,Carme Forcadell, Artur Mas, Xavier Trias, Gabriel Rufián y Lluís Llach. Huele mal, muy mal. El punto es este: u n a estrategia mucho más amplia que busca la exculpación judicial del clan Pujol -¡lo veremos si no nos oponemos de frente- a partir de situarlos como víctimas de una operación de guerra sucia orquestada desde las cloacas del Estado. Volverán a ser los grandes nombres de la Patria.

Un apunte final:

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha rechazado por el momento la petición de Carles Puigdemont de ser el conseller que coordine las tareas para impulsar el referéndum de independencia del 1 de octubre. “El líder de ERC exigió al president que la responsabilidad futura sea compartida con los consejeros del PDeCAT o, en caso contrario, que estos sean destituidos”. Por otra parte, los consejeros sondeados “aceptaron suscribir actos encaminados hacia la consulta, pero sin comprometer su patrimonio” (fuente: ¡PDeCAT!). Junqueras señaló expresamente a Vidal de Ciurana, a Neus Munté, la portavoz del Ejecutivo catalán, y a la consejera de Educación, Meritxell Ruiz, todos del PDeCAT. “Esos consejeros no rechazaron firmar actos encaminados a facilitar el referéndum, excepto en los casos que conlleven gastos y que, en el futuro, pudieran suponerles la asunción de responsabilidades que tuvieran que afrontar con su propio patrimonio particular” (http://politica.e-noticies.es/junqueras-rechaza-ser-el-conseller-del-referendum-111225.html)

La pela es la pela y la Patria es la Patria… pero sin lanzarse al agua turbulenta sin paracaídas.

Eso sí, parece ser que Junqueras y Romeva, al alimón, asumirán la compra de les urnas. Deben tener su patrimonio a buen recaudo por si acaso. El tema no está finalizado. Más en la próxima.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




https://www.rebelion.org/noticia.php?id=229172

Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Pin It

Widgets

Publicar un comentario

Periódico Alternativo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.