Temer va por las jubilaciones - Periódico Alternativo

Titulares

04 agosto 2017

Temer va por las jubilaciones


La impopular reforma previsional provoca resistencias en Brasil

Padilha, mano derecha del mandatario, dijo que el próximo objetivo es votar la reforma jubilatoria, rechazada por más del 70 por ciento de los brasileños. La agenda conservadora es repudiada por sindicatos y movimientos sociales.

Temer obtuvo más oxígeno: el Congreso rechazó la denuncia de corrupción en su contra. Imagen: EFE

Tras lograr bloquear una denuncia de corrupción en su contra por supuestos sobornos, el presidente de Brasil Michel Temer, se concentrará en la aprobación de una impopular reforma de la ley de jubilaciones que no convence al mismo Congreso que el miércoles negó que sea enjuiciado.


“La próxima batalla será la reforma del régimen de jubilaciones”, dijo ayer el ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, considerado como la mano derecha de Temer, un día después de que la Cámara de Diputados le negó a la Corte Suprema la autorización necesaria para sentar al mandatario en el banquillo de los acusados. Si los diputados hubieran avalado la denuncia por corrupción que presentó la Fiscalía, Temer habría sido suspendido durante los 180 días que duraría el juicio y destituido si fuera hallado culpable. 

Padilha dijo a periodistas que los 263 votos que rechazaron la denuncia contra Temer, frente a los 227 que se inclinaron en favor de procesar al mandatario, fueron una demostración de fuerza del gobierno y también de apoyo a sus políticas. De hecho, y aunque algunos diputados de la base oficialista se pronunciaron a favor de dar curso a la denuncia contra Temer, muchos de ellos aclararon al votar que, si bien avalaban una investigación al presidente, eso no suponía un rechazo a sus reformas. 

El diario económico Valor informó que el gobierno de Temer destinó 13 mil millones de reales (unos cuatro mil millones de dólares) a su campaña para obtener la victoria en el Congreso, con enmiendas parlamentarias y perdón de deudas al sector agroexportador, algo reclamado por el poderoso bloque ruralista de la Cámara Baja. Padilha adelantó ayer que para hacer frente al déficit fiscal proyectado para este año (de 139 mil millones de reales, unos 44 mil millones de dólares) el objetivo es votar la reforma del sistema jubilatorio, rechazada según las encuestas por más del 70 por ciento de la población. “La cuentas públicas no pueden caer en el descontrol absoluto. Tenemos que retomar y concluir la reforma previsional”, dijo Padilha. Dicha ley plantea elevar la edad jubilatoria a 65 años para mujeres y hombres. 

Temer asumió la Presidencia en mayo del año pasado, cuando comenzó el juicio político que condujo a la destitución de Dilma Rousseff por irregulares fiscales, e impuso una conservadora agenda que fue resistida por sindicatos, movimientos sociales y una izquierda que está de capa caída desde que fue desalojada del poder. 

Las principales reformas ya aprobadas reducen a mínimos el gasto público durante las próximas dos décadas y flexibilizan las leyes laborales, pero según el gobierno es necesario complementarlas con un proyecto que propone endurecer el acceso al sistema de jubilación, a fin de recuperar el equilibrio fiscal perdido. 

La votación de este miércoles, si bien impidió que Temer vaya a juicio, dejó algunas dudas en el gobierno, ya que los 263 votos que respaldaron al mandatario son insuficientes para aprobar la reforma de las jubilaciones, que requerirá el apoyo de 308 diputados. 

El mayor obstáculo político de esa reforma es su impopularidad, un factor que preocupa a muchos legisladores sobre todo de cara a las elecciones parlamentarias que serán celebradas el año próximo junto con las presidenciales. Según Padilha, aunque el Ejecutivo tiene prisa con ese asunto, la primera prioridad será reagrupar a la base parlamentaria una vez pasada la página de la denuncia que amenazaba a Temer. El frente de mayor conflicto parece estar en el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que integra el arco oficialista, cuenta con cuatro de los 28 ministros del gobierno y representa la cuarta minoría en la Cámara baja, con 47 diputados. Sin embargo, de esos legisladores, 22 votaron por rechazar la denuncia contra Temer, 21 la respaldaron y cuatro no asistieron a la sesión del miércoles. 

Algunos de los partidos de menor peso que integran la coalición gobernante insinuaron que Temer debería darle un mayor espacio en el poder a aquellas formaciones que fueron realmente fieles. Uno de ellos es el Partido Social Democrático (PSD), que ocupa un ministerio pero ahora aspira a desplazar al PMDB al menos de otro, a cambio del pleno apoyo dado a Temer por sus 37 diputados. Otra formación que presentó sus credenciales para ampliar sus espacios en el gobierno es el partido Demócratas (DEM), que como el PSD también ocupa sólo un ministerio y fue fundamental para el rechazo a la denuncia por corrupción contra el mandatario. La principal figura del DEM es Rodrigo Maia, jefe de la Cámara baja y quien abiertamente articuló fuerzas en favor de Temer, pese a que habría pasado a ocupar la Presidencia si el mandatario hubiera sido suspendido para responder a un juicio penal.

La expectativa, ahora, es que Janot presente una segunda denuncia por el mismo caso, pero por los delitos de lavado de dinero, según dijo el propio Maia. “Muchos de los asesores de Temer me han tratado muy mal”, se quejó Maia luego de haber sido calificado hace dos semanas de conspirador. El titular de Diputados ganó mayor vuelo después de la sesión que preservó a Temer y se puso a disposición para trabajar por una nueva mayoría para aprobar las medidas económicas.

https://www.pagina12.com.ar/54322-temer-va-por-las-jubilaciones


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario