Pascua especial: Yavé y armas de destrucción masiva - Periódico Alternativo

Titulares

14 abril 2017

Pascua especial: Yavé y armas de destrucción masiva


Gilad.co.uk

Traducido del inglés para Rebelión por J.M.

No mucha gente sabe que el genio malo que introdujo en nuestro universo las armas de destrucción masiva fue el químico judío alemán Fritz Haber. Por su trabajo en el servicio del ministerio de Defensa alemán en el momento de la Primera Guerra Mundial, Haber es considerado "el padre de la guerra química". Haber fue pionero en la militarización del cloro y otros gases venenosos durante la Primera Guerra Mundial. Murió en 1934 en su camino de emigración a Palestina.

También hay que señalar que fue el "pacifista" judío Albert Einstein quien, junto con Leo Szilard (otro físico judío), inició el Proyecto Manhattan para producir las primeras armas nucleares. En 1939 fue Einstein quien propuso al presidente Roosevelt que Estados Unidos comenzara su proyecto de energía nuclear. Ni que decir tiene, el Proyecto Manhattan estaba inundado de científicos alemanes judíos trabajando día y noche para construir una bomba nuclear, con la esperanza de llevar la destrucción total a Alemania y su gente (no sólo al régimen).

Sólo unos pocos años más tarde, en la década de 1950, David Ben Gurion y Shimon Peres decidieron introducir en el Oriente Medio armas de destrucción masiva, con el lanzamiento del proyecto nuclear israelí y también con los productos químicos de laboratorio israelí y la guerra biológica desarrollada en el Instituto de Investigaciones Biológicas de Israel, en Nes Ziona.

Uno puede preguntarse, ¿qué es lo que motiva a los genios científicos judíos seculares como Haber, Einstein, Szilard, Oppenheimer y muchos otros, no sólo a colocar su brillantez al servicio del mal, sino en realidad a iniciar e inventar las armas genocidas más destructivas de la historia de la humanidad? ¿Y qué fue lo que motivó a Ben Gurion y Peres para someter a todo el Oriente Medio a la amenaza de las armas del Día del Juicio y la idea de la "Opción Samson"?

Usted puede preguntarse, ¿hay algo en la religión judía que invoca tal pensamiento genocida y fatalista? Pero la verdad del asunto es que todos los científicos anteriores fueron judíos seculares -muy alejados del judaísmo o el Talmud- por lo que es poco probable que fuera el judaísmo rabínico lo que motivó a Haber o Einstein. Del mismo modo que no era el judaísmo lo que motivó a los seculares Ben Gurion o Peres para poner en marcha el proyecto nuclear israelí.

Yavé, el dios de las armas de destrucción masiva

Si realmente quiere entender las posibles raíces de la fascinación cultural judía por las armas de destrucción masiva, el lugar para ir es probablemente la historia de la Pascua. La cena de Pascua judía (Seder), celebrada tanto por judíos seculares como por ortodoxos, se adentra en detalle en la historia de las diez plagas, diez calamidades que, de acuerdo con el libro del Éxodo, el Señor infligió a los egipcios inocentes sólo para convencer a su rey, el faraón, de que dejase ir a los israelitas. ¿Podría ser que las diez plagas fueran simplemente la guerra de armas de destrucción masiva de los viejos tiempos perpetrada por el mismo Yavé?

Primero Dios convirtió el agua en sangre: Ex. 7: 14-24

Esto es lo que el Señor dice: “Por esto sabréis que yo soy Jehová: Con este bastón que está en mi mano golpearé las aguas del Nilo y se transformarán en sangre. Los peces en el Nilo morirán, el río va a oler mal y los egipcios no podrán beber su agua”.

Después Dios infligió a los pobres inocentes egipcios un bombardeo de ranas: Ex. 8: 1-8: 5

Esto es lo que el gran Jehová dice: “Deja ir a mi pueblo, para que me sirva. Si se niega a dejarle ir infestaré todo su país con las ranas. El Nilo hervirá de ranas; aparecerán en su palacio y su dormitorio y en su cama, en las casas de sus funcionarios, sobre su pueblo, en sus hornos y los preparados para sus comidas. Las ranas subirán sobre ti y tu gente y todos tus funcionarios“.

El tercer ataque biológico divino eran los piojos: Ex 8:16

“Y Jehová dijo [...] Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra para que se vuelva piojos por toda la tierra de Egipto”

En cuarto lugar fueron criaturas salvajes para dañar a personas y ganado .

La quinta plaga fue hacer sucumbir el ganado por enfermedades. Entonces el Dios bíblico de las armas de destrucción masiva atacó a los pobres egipcios y su ganado con forúnculos y úlceras, una versión temprana del gas mostaza, me parece.

Cuando ninguno de estos trucos hizo efecto, Egipto fue sometido al cambio climático causado por Dios.

La séptima plaga fue una tormenta de granizo .

Luego vinieron las langostas y, cuando esto no ayudó, Dios simplemente apagó la luz durante tres días.

Por último, el Dios de los judíos realmente perdió la paciencia y decidió asesinar a todo primogénito en el reino.

Así que el Señor no es exactamente un dios agradable. De hecho es un ser genocida que no tendría la menor posibilidad de sobrevivir a una visita a La Haya; el mismo Alan Dershowitz no sería capaz de sacarlo.

Como hemos dicho, la historia de las plagas de Egipto es celebrada por la mayoría de los judíos y no sólo los religiosos. Los judíos consideran la Pascua como una fiesta de la liberación que incluso los judíos más seculares están felices de celebrar. Pero en la práctica, esta fiesta alegre celebra una guerra sin cuartel contra una población civil inocente.

La historia de la Pascua deja sin respuesta algunas importantes cuestiones éticas y teológicas. Si el Dios todopoderoso judío es tan omnipotente, ¿por qué sólo no suaviza el corazón del faraón hacia los judíos? O ¿por qué no castigar sólo al rey? ¿Por qué el Dios de los judíos prefiere participar en tales aventuras asesinas contra egipcios inocentes?

En la descripción anterior del Antiguo Testamento, Dios nos deja con algunas preguntas filosóficas inquietantes. Si se trataba de los antiguos israelitas que inventaron este Dios, un Dios que los escogió sobre todos los demás pueblos, ¿por qué no hacer de él un poco más agradable? ¿Por qué tenía que ser tan vengativo, o incluso genocida?

Einstein, Oppenheimer, Fritz Haber, Ben Gurion y Shimon Peres fueron judíos seculares. Ellos no seguían el Talmud ni tampoco guardaban el sábado, sin embargo, al igual que el Dios mismo del Antiguo Testamento, es probable que crean que la destrucción de masas era simplemente el camino kosher del futuro. 








https://www.rebelion.org/noticia.php?id=225340


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario