Últimas Noticias

Estados Unidos: oligarquía versus mundo



Tanto en asuntos de guerra y paz, como de calentamiento climático antropogénico (CCA), la fracción dominante de la cúpula política de Estados Unidos actúa día a día contra el mundo, incluidos su población y territorio. Esta autodestructividad la captó Noam Chomsky cuando calificó a Estados Unidos de la nación más peligrosa del mundo, y agregó que el resultado de las elecciones presidenciales “colocó el control total del gobierno –el ejecutivo, el Congreso, Suprema Corte– en manos del Partido Republicano”, y de Trump, quien además acelera la ruta al abismo climático. Esta tendencia se intensificó desde que la Corte Suprema con mayoría republicana aprobó la Ley Citizens United (2010), que abrió el financiamiento sin límite de las campañas presidenciales a los grandes monopolios y al 0.1%.

Así se instauró lo que Jimmy Carter calificó de una oligarquía con capacidad ilimitada para el soborno político en la nominación y elección de presidente, que luego, en 2014, se amplió a las campañas de senadores, diputados y jueces. Esto ocurre nueve años después del 11/S, cuando se formalizó un estado de excepción(Ley Patriota, Ley Marcial, Leyes de Comisiones Militares), disimulado. Desde entonces se acentúa una pulsión hacia el abismo climático y/o nuclear que emana de un capitalismo senil así calificado por Jorge Beinstein, de la Universidad de Buenos Aires, en una de cuyas hipótesis percibe a esa formación social en un recorrido descendiente donde el sistema se va apagando, desarticulando, caotizando, perdiendo vitalidad, racionalidad. Es un capitalismo parasítico, que va a la explotación hasta la extinción de naturaleza y recursos planetarios, incluidos bienes comunes esenciales a la existencia de la biota global, la humanidad y su civilización incluidas: océanos, forestas y atmósfera.

En Alertas rojas: señales de implosión en la economía global, el capitalismo global a la deriva (beinstein.lahaine.org) que algunos atribuyen a los desequilibrios financieros de China, a la recesión en Brasil o a las turbulencias europeas, dejan a un lado lo que para Beinstein es una señal de alarma desde la economía de Estados Unidos: la hiperconcentración financiera agravada cuando constatamos que dicha masa financiera se está desinflando de manera irresistible. Por ejemplo, en diciembre de 2013, los derivados globales llegaban a unos 710 billones de dólares y dos años después el Banco de Basilea registraba 490 billones de dólares, en sólo 24 meses se evaporaron 220 billones de dólares, cifra equivalente a unas 2.8 veces el producto bruto global de 2015. (Ibid)

La de Estados Unidos es una oligarquía con rendimientos de fabulosas apuestas para la guerra (sea la tercera o las masacres en Irak, Libia, Yemen o entre los sauditas e Irán, con la reciente venta de armas a Riad cerrada en 110 mil millones de dólares (mmd) ahora y 350 mmd más hasta 2027.

En medio de negocios/masacre hay síntomas de implosión de la economía global. Se profundiza el desequilibrio entre la economía real y la especulación financiera desatada desdefirmas bancarias y de inversión too big to fail receptoras entre 2007 y 2010 de un magno rescate estimado por la Auditoría Gubernamental de Estados Unidos en 16 billones de dólares, orden de magnitud mayor al PNB de Estados Unidos entonces. Es cuando se visibiliza más que la pérdida de sensatez dio un salto cualitativo con Trump hacia el CCA. Irracionalidad concretada en la institucionalización de la posposición de toda medida regulatoria sobre las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) un tema sociológico analizado en revistas de alto calibre (R. Brulle Climatic Science 2013) y a una profundización del negacionismo climático que hoy prevalece como nunca antes en la cúpula política que dirige los destinos imperiales, con efectos planetarios de inusitada gravedad, dado el peso económico y militar de Estados Unidos en el mundo.

Esto se detecta en un valioso texto, Silencing science (2014) de CommonCause.org, que contrasta la centralidad que gozaba el CCA en el debate nacional de 2006 y en la primera campaña de Obama (2008), cuando a diario en todo periódico o programa noticioso de tv se destacaban el reto y los riesgos climáticos y ambos candidatos debatían el asunto. Era cuando Al Gore discutía el documental Una verdad inconveniente y del bipartidismo salían filmes de los daños del CCA. Todo acabó de un plumazo al entrar en vigor la Citizens United. Se abrieron las compuertas a cientos de millones de dólares, a más de los 900 mil millones anuales que la industria fósil, vía indirecta, usa para mantener el vigor de la base social del negacionismo climático y sus redes, desde un entramado conservador dedicado a la institucionalización de la posposición de todo intento por regular los GEI. Ante el magno flujo de dinero diputados, senadores, radio y tv callaron. Entre Romney y Obama ni pío sobre el clima. Nada. En Estados Unidos el cambio climático sale de pantalla cuanto más se deja sentir en el mundo.


Facebook JohnSaxeF

Javier Valdez in memoriam





https://www.rebelion.org/noticia.php?id=227109


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Pin It

Widgets

Publicar un comentario

Periódico Alternativo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.