Nuestro poeta latinoamericano, Pulgarcito. Homenaje a Roque Dalton en el aniversario de su asesinato - Periódico Alternativo

Titulares

10 mayo 2017

Nuestro poeta latinoamericano, Pulgarcito. Homenaje a Roque Dalton en el aniversario de su asesinato





Por Valeria Fariña.- Resumen Latinoamericano, 10 de mayo 2017.

Hoy se cumplen 42 años de aquel fatídico día en que los esbirros del imperialismo nos robaron a nuestro gran poeta, el Pulgarcito de Latinoamérica, Roque Dalton.

Roque Dalton nació en El Salvador el 14 de mayo de 1935.

Un guerrero antimperialista que recorrió América Latina, y visitó Francia, Vietnam, Corea del Norte y la URSS, dando fe de su tenaz concepción internacionalista.

Preso y perseguido por la CIA, Roque burló dos veces a la muerte.

Estuvo exiliado en Cuba, Guatemala, México y Checoslovaquia. A Cuba revolucionaria consagró gran parte de su actividad política. “Dos patrias tengo yo, Cuba y la mía”, confesó en una oportunidad el poeta.

En Chile y en la Unión Soviética profundizó sus estudios sobre el marxismo, y mientras vivió en Checoslovaquia, ejerció funciones como representante del Partido Comunista Salvadoreño (PCS) en la Revista Internacional.

En 1970 se integró al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), y allí inició su marcha como guerrillero.



Mordaz, irónico y polemista

Sonriente y burlón, como lo recuerdan sus amigos y amigas, Roque venció a los mercaderes capitalistas y a los mercachifles disfrazados de socialistas.

Pulgarcito polemizó con el reformismo y el dogmatismo que insistían en tildar de “infantilista”, a todo el que pregonara la violencia revolucionaria. Siempre recordó la frase de Marx y Engels, la violencia es la partera de la historia, como uno de los principios fundamentales de l@s socialistas.

Así, Roque expresó la verdadera naturaleza del conflicto de clases en la sociedad capitalista, y en consecuencia a ello, luchó a lo largo de toda su vida.

Roque incursionó en varios géneros, desde el teatro y el ensayo, hasta el periodismo político y la investigación. De comienzo a fin, su producción recorre la unidad entre pensamiento y acción. Y no podría ser de otro modo para quien da lecciones de vida con sus actos.

Nos regaló extraordinarios libros, entre otros tantos: César Vallejo (ensayo, 1963), Taberna y otros lugares (poesía, 1969), Las historias prohibidas del Pulgarcito (poema-collage, 1974), Caminando y cantando (teatro, 1973), Pobrecito poeta que era yo (no­vela, 1976), Poemas Clandestinos (1975).

Y también se cuentan entre sus valiosas investigaciones sobre el imperialismo y el marxismo: El aparato imperialista en Centroamérica (2 volúmenes, recopilación de ensayos), El Salvador en la revolución centroamericana­ (ensayos), Miguel Mármol: Los sucesos de 1932 en El Salvador (relato testimonial, 1972), Un libro rojo para Lenin (poema-collage, 1973).

Una variada obra que se ha convertido en lectura obligada por su enorme actualidad (reeditada gracias al esfuerzo editorial de Ocean Sur).



Lo que nunca podrán acallar

Roque adoraba a su Partido tanto que puso su vida al servicio de éste.

Son conocidas las críticas que realizó Roque a las desviaciones reformistas que anidaban en la dirección del ERP, y las propuestas tácticas que realizó en ese marco.

Esta actitud valerosa de crítica y autocrítica interna, y por supuesto, su posicionamiento político, le valieron un estigma que sus adversarios supieron entretejer, para acusarlo primero de disidente, y luego, de pertenecer a la CIA.

En consecuencia de esta patraña, urdida por Joaquín Villalobos, Alejandro Rivas Mira y Vladimir Rogel Umaña, Roque fue asesinado el 10 de mayo de 1975.

Fidel, que era amigo de Roque Dalton, se encargó de denunciar esta atroz injusticia declarando que quien pertenecía a la CIA, era Joaquín Villalobos. Asunto que el tiempo, se encargó de corroborar.



Roque, un creador de enorme talento

Ante la concepción de una vida burguesa centrada en el individuo y basada en la idea de propiedad, confort, lujo y ostentación en todos los planos, Roque promovió una forma de vida centrada en la actividad social.

Y vaya que si un escritor de tanto talento como él podría haberse entretenido en los confines del mundo artístico burgués. Sin embargo, dejó a un lado la arrogancia individualista, y lucho al lado de los más humildes y pobres de la tierra.

Alcanzó a ser un gran poeta y narrador porque su creación artística fue eminentemente social. En su obra se reflejan las problemáticas sociales de su tiempo desde una perspectiva superadora y transformadora.

No se trata de una producción panfletaria, como algunos podrían pensar. De lo contrario, Roque rastreó los cambios que se operaban en la sociedad, y los expresó artísticamente.

En su obra despunta lo no-estático, el movimiento incesante de la vida, el curso cambiante en la sociedad.

Allí aparece el Roque cultor, el Roque creador.

Al conmemorar un nuevo aniversario de su asesinato, lo recordamos con cariño y con el pecho congojado, pero riendo, sonriendo a la vida, como nos lo enseñó el poeta. Nuestro poeta latinoamericano, Pulgarcito.



Recuerdos-Homenajes

Por Ernesto Cardenal

“Roque Dalton yo lo recuerdo riendo. Flaco, de un blanco pálido, huesudo, narizón como yo, y siempre riendo. No sé por qué siempre te recuerdo riendo, Roque Dalton. Un revolucionario reidor. No es que los revolucionarios sean especialmente serios ni mucho menos, pero es que él era un revolucionario especialmente reidor. Se reía en primer lugar de él mismo. Se reía de cosas ridículas de El Salvador, y siempre estaba hablando de El Salvador y es que quería muchísimo a su país, Pulgarcito. Se reía de la burguesía salvadoreña naturalmente, y nos hacía reír a todos. Se reía de los jesuitas con los que se había educado y en cuyo colegio había «perdido la fe» (también se reía de esta expresión) para entrar al Partido Comunista y también se reía de cosas de su Partido Comunista (pero de todos modos era su partido)”.


Roque Dalton
Por Eduardo Galeano (2010)



Hace treinta y cinco años, Roque fue asesinado mientras dormía.
Yo soy uno de sus muchos dolientes.
Fui su amigo, y lo sigo siendo.
Su asesinato me dolió, y me sigue doliendo.
La impunidad me indignó, y me sigue indignando.
La impunidad estimula a los criminales, y los militantes que matan para castigar la discrepancia no son menos criminales que los militares que matan para perpetuar la injusticia.
Aquí va mi abrazo, de muchos brazos, a los familiares de Roque, a sus amigos, a sus compañeros, y a las muchas y muchos que no lo conocieron pero lo aman amando las palabras que nos dejó.
Flor para Roque

Por Silvio Rodríguez
No sé si le habrá dolido
el tiro que lo mató,
pero sé que su asesino
matándolo se murió.
No sé dónde lo pusieron
a dormir el desamor.
Hoy debo mirar al cielo
si quiero darle una flor.
Aída, Juanjo y Jorgito,
de cinco quedaron tres.
¿Dónde están Roque y Roquito?
¿Cuándo comienza después?
Roque Dalton fue mi amigo.
Él era un poco mayor
y ahora me resulta un hijo
necesitado de amor.
No es venganza lo que quiero,
sino dejar una flor
donde escondieron los huesos
de un héroe de El Salvador.



http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/10/nuestro-poeta-latinoamericano-pulgarcito-homenaje-a-roque-dalton-en-el-aniversario-de-su-asesinato/


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario