Venezuela

[Venezuela][bleft]

Rusia

[Rusia][bsummary]

Bolivia

[Bolivia][grids]

Ecuador

[Ecuador][grids]

Raimundo Cuesta dice que es “un viejo joven” abierto a las nuevas corrientes de la izquierda



“Los hombres se parecen más a su tiempo que a sus padres”.(Proverbio árabe)


El catedrático de Historia Raimundo Cuesta, considerado uno de los referentes más importantes de la izquierda española y latinoamericana en el campo de las Ciencias Sociales presentó su obra “Las Lecciones de Tersites” el pasado martes, 24 de mayo, en la librería Estudio de Santander, acto en el que reiteró su compromiso de seguir trabajando para fomentar una cultura para el pueblo con memoria histórica y conciencia social.

En la presentación de “su trilogía” (infancia, juventud, madurez) estuvo acompañado por destacadas personalidades afines y/o conocedoras del pensamiento de Raimundo Cuesta, quienes destacaron la labor ciclópea de investigación, en su laboratorio conceptual, de este intelectual cántabro y universal, cuyo quehacer ha edificado la que podríamos llamar la nueva “Escuela de Salamanca”.


De izquierda a derecha, Óscar Ferrer (magistrado), Raimundo Cuesta; Alberto Luis Gómez (catedrático de UNICAN) y Juan González Ruiz (ex inspector de educación).


Raimundo Cuesta, quien viene realizando desde hace décadas una dura crítica a la educación sometida a los intereses de las clases dominantes y al vacío desideologizado del mercantilismo capitalista, aboga por “una revolución” contra las instituciones docentes ancladas en el pasado. El personaje central de su obra, Tersites, (alter ego del autor) es, en palabras del historiador, “un símbolo de la rebeldía contra las jerarquías y el poder”.

En su intervención, Raimundo Cuesta, Premio Nacional a la Innovación Educativa; co-fundador de las plataformas de pensamiento crítico Cronos y Fedicaria http://www.fedicaria.org/ y de la revista Con-Ciencia Social, subrayó que Tersites, personaje incómodo de la Ilíada, era “un protestón” que cantaba las cuarenta a todos los reyes griegos (incluso propuso retirarse de la guerra) motivo por el cual “fue reprendido y castigado físicamente”.

A través de Tersites, Cuesta recuerda cómo era la escuela y la vida social española en la tenebrosa etapa del franquismo, donde los colegios estaban separados por sexos, los curas y las monjas reprimían “a los espíritus libres”, y una enorme Cruz y el omnipresente retrato del dictador presidían las paredes de las aulas para que no olvidásemos jamás que la Iglesia y el Caudillo nos salvaron del infierno y el comunismo.

Narra asimismo la época del instituto, cuando empieza a tener relaciones con “las amistades peligrosas” (portadores de la antorcha prometeica, del pensamiento contra hegemónico) y cómo se va distanciando poco a poco de la derecha (su familia incluida) dentro de un fenómeno generalizado, de corrimiento del azul al rojo, que se produjo en millones de hogares españoles y cuyo estudio pormenorizado nos llevaría mucho más tiempo del que permite un breve apunte periodístico.

Ya en la Universidad de Salamanca, Tersites desaprende lo aprendido y, siguiendo (metafóricamente) la estela de Nietzsche, emprende una penosa y jubilosa tarea de “destrucción-construcción” hasta formarse como profesor y catedrático. Tras doctorarse con premio extraordinario, imparte clases magistrales en el Instituto Fray Luis de León y se desquita del “tiempo perdido” ejerciendo la enseñanza desde “una venganza retrospectiva” en la que los valores humanos cobran especial relevancia.

“Los hombres se parecen más a su tiempo que a sus padres”, reza un proverbio árabe con el que Raimundo Cuesta encabeza su obra para ilustrar “la desviación ideológica” que se produjo y se sigue produciendo en el seno de muchas familias y en nuestro entorno más inmediato.

También Raimundo-Tersites le dedicó unas palabras a la joven izquierda española.

Al ser preguntado por este periodista que le parecía el movimiento histórico del 15-M, Raimundo Cuesta hizo una pequeña pausa y contestó:

“Soy un viejo joven que está abierto a las nuevas tendencias de la izquierda (…) Los partidos tradicionales en España (El PP y el Psoe, derecha conservadora y socialdemocracia, respectivamente) están muertos”.

Raimundo, de formación marxista y ecléctica, hizo esa reflexión dos días después de que el Psoe diera un giro de 360º y reeligiera como secretario general de los socialistas a Pedro Sánchez, a quien el pueblo ha empezado a llamar “el renacido y el resucitado”, ya que salió de la tumba tras recibir varias puñaladas de sus compañeros de partido.

Y vuelva a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para decir con Tersites que “NO es NO”.




https://www.rebelion.org/noticia.php?id=227339


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario