Últimas Noticias

Unidos Podemos: ¿Es posible la unidad?


Cuarto Poder

Si no se parte de las causas reales que dividen a las fuerzas progresistas, la unidad, en cualquiera de sus acepciones, no será posible. El dilema de Sánchez parece evidente: construir una alternativa unitaria frente a la derecha y su gobierno o polarizarse con el PP para reducir el tamaño y la fuerza electoral de UP. La demanda de unidad es un bien en sí, una necesidad apremiante, hasta el punto, que los partidos democráticos van a ser medidos, en muchos sentidos, por su capacidad unitaria.


La división ha sido la regla; la unidad, la excepción. Así en casi todas partes y en el futuro no se esperan grandes cambios. Comenzar de esta forma es intentar encontrar un territorio de unidad partiendo de que las divisiones entre las fuerzas democráticas y de izquierdas tienen una base objetiva y subjetiva, estratégica, que no puede ser ignorada. Para decirlo con más claridad, si no se parte de las causas reales que dividen a las fuerzas progresistas, la unidad, en cualquiera de sus acepciones, no será posible, máxime cuando vivimos una crisis de régimen cuya manifestación más visible es la crisis del sistema de partidos dominante desde la Transición.

Para entrar al fondo del asunto quisiera referirme a las conocidas declaraciones de Miguel Ángel Heredia, secretario general del grupo parlamentario socialista, claramente alineado con Susana Díaz, contra Pedro Sánchez y sus supuestos acuerdos con Unidos Podemos y los independentistas para echar al gobierno de Rajoy. Heredia se disculpó posteriormente y habló de “calentón”. Sin embargo, dichas declaraciones no solo expresan sectarismo –que lo hay– sino opiniones de fondo representativas, al menos, de una parte significativa del PSOE. ¿Qué dijo Heredia sobre Podemos? que los votos de la formación morada son de ellos; que no se debe atacar a Podemos en su conjunto sino solamente a su secretario general; concluyendo con una afirmación de cierta importancia: el PP es el adversario, Podemos es el enemigo.

El debate sobre la unidad necesariamente tiene que partir de la existencia de una crisis de representación política que devino en crisis de régimen. La clave de la fase –lo he indicado muchas veces- es saber si la restauración va a imponerse a la ruptura democrática. Lo que hará posible la restauración es que el bipartidismo retorne como forma de organización del poder en la débil democracia española. Si queremos ir más allá de la anécdota, lo que afirma realmente Heredia es que ellos son parte de este régimen, del turnismo dominante, que se siente a gusto en él y que su suerte, la de su partido y la suya, está unida a la recomposición del mismo. Este es el “secreto” del acuerdo de fondo que ha habido en estos meses entre la gestora del PSOE y el PP.

¿Pedro Sánchez lo cambia todo? Sería bueno que así fuese y habría que estar abiertos a esta posibilidad. Lo que ha adelantado el nuevo secretario general del PSOE no invita precisamente al optimismo. Señala su proximidad a las bases de Podemos pero, a renglón seguido, vuelve al viejo mantra “herediano”: el problema es Pablo Iglesias, sus formas, su estilo de hacer política. Critica la moción de censura reconociendo que el gobierno de Rajoy merece ser censurado pero se fija en que los números no dan y parecería que adelanta una posición negativa de su grupo parlamentario. El dilema de Pedro Sánchez parece evidente: construir una alternativa unitaria frente a la derecha y su gobierno o polarizarse con el PP para reducir el tamaño y la fuerza electoral de Unidos Podemos. Es algo viejo, muy conocido en la estrategia y en la práctica de los partidos socialistas del sur de Europa: ocupar la izquierda para poder irse al centro, haciendo de la hegemonía del PSOE la condición necesaria de cualquier alternativa a la derecha, es decir, el retorno al bipartidismo. Como se puede observar, formalmente las dos posiciones se pueden mantener en un mismo discurso; la clave –como siempre– será la propuesta, el programa y la estrategia como fuerza de oposición.

Para Unidos Podemos el triunfo de Pedro Sánchez abre un nuevo escenario político y le obliga a redefinir, de una u otra forma, su estrategia. El hecho fundamental es que este PSOE va a intervenir activamente en el espacio electoral de la formación morada con un discurso fuertemente social y con un lenguaje clásico de la socialdemocracia. El “nuevo” Sánchez llevará hasta el fondo lo que hizo el “viejo” Sánchez: polarizarse con la derecha a fondo para disputarle la hegemonía a Unidos Podemos. Hay un dato que no se puede olvidar y que tiene mucho que ver con lo que acabo de escribir: la disputa del relato unitario será decisiva para la hegemonía en la izquierda. Para las personas honestas de este país que quieren cambios, la demanda de unidad es un bien en sí, una necesidad apremiante, hasta el punto, que las fuerzas políticas democráticas van a ser medidas, en muchos sentidos, por su capacidad unitaria, por su estilo y formas que, de una u otra manera, inviten a la convergencia.

Aquí, en este territorio unitario, Unidos Podemos tiene mucho que decir. El dato más relevante es que UP expresa la convergencia más importante de las distintas izquierdas del Estado español desde la Guerra Civil. Una unidad que tiene una base programática apreciable, que combina la autonomía de las distintas fuerzas políticas con la unidad de acción y que tiene detrás más de 5 millones de votantes. Diría algo que para algunos pueda parecer excesivo pero que para mí es evidente: el triunfo de Pedro Sánchez está relacionado, directa o indirectamente con la fuerza y la capacidad de impugnación que UP ha aportado a la política española. Olvidarse de esto es no entender los cambios sociales que ha habido en el país e impedir, de hecho, la construcción de una alternativa unitaria a la derecha.

De la hegemonía que hablo es la entendida como autonomía del proyecto y como línea de demarcación político-cultural y no solo la que hace referencia al predominio electoral y al número de escaños. La batalla por la hegemonía entre Unidos Podemos y el PSOE tiene que ver con el discurso, con el programa, con la estrategia de oposición política y social. En su centro: el neoliberalismo y, más allá, la recomposición de un régimen en un país del sur de una Europa alemana. La unidad posible estará determinada, al final, por algo que Sanders, Mèlenchon, y Corbyn han repetido infinidad de veces y que obliga a optar, a elegir: humanizar el neoliberalismo o construir una alternativa a él; “neoliberalismo progresista” o democracia económica y social; democracia oligárquica y limitada o nuevo proyecto de país; alternancia o alternativa democrática.

La unidad es lucha, conflicto, correlación de fuerzas, propuesta, organización. Se podría decir que la unidad es la continuidad del conflicto por la hegemonía en nuevas condiciones, concretadas en programa, en formas de gestión y de gobierno, en solvencia política y programática, en capacidad para convertir el conflicto en impulso transformador. En definitiva, hacer de la unidad un debate de masas para construir la alternativa a las políticas neoliberales dominantes, a las formas de practicarlas y gestionarlas, al predominio de los grandes poderes y a la promoción de una democracia participativa de hombres y mujeres libres e iguales comprometidos con la justicia.





https://www.rebelion.org/noticia.php?id=227566

Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Pin It

Widgets

Publicar un comentario

Periódico Alternativo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.