"Las mil y una noches" - Periódico Alternativo

Titulares

10 abril 2017

"Las mil y una noches"




Hace muchos años en Uruguay se elegían a los abanderados o abanderadas de la escuela, de acuerdo al promedio de sus notas durante toda la primaria. Quien tenía el mejor promedio llevaba la bandera uruguaya, quien contaba con el segundo mejor promedio llevaba la bandera de Artigas y el tercero la de los Treinta y Tres Orientales. Se tenían en cuenta las notas en las diferentes materias y la conducta.

Yo tenía excelentes notas en toda la primaria, sabía que mi promedio era uno de los mejores, pero sabía también que no tenía buenas notas en conducta. A veces no aceptaba imposiciones de algunas maestras, a veces tenía que colocar en su sitio a alguno que me molestaba por tener un hermano guerrillero preso, a veces me enojaba cuando veía algún tipo de injusticia y respondía, y si había que pelear me peleaba. Era una época compleja.

Entonces, cuando ocurría alguna de esas situaciones iba “en penitencia” a la biblioteca. Una biblioteca cerrada, que casi no era visitada, con bastantes libros y muchos cuadernos del Ministerio de Educación y Cultura.

Los cuadernos se suponía que los maestros debían darlos a los niños que no podían compararlos. Tenían tapa y contratapa grises y muy feas, con la cara de José Pedro Varela unos y la de José Artigas otros. Sin embargo, las maestras nunca los entregaban a quienes no podían comprar sus útiles escolares.

Alguna que otra vez, cuando nos quedamos en penitencia con el “Gabylán” un amigo de la escuela y del barrio, nos llevamos los cuadernos y los repartimos por ahí. De alguna forma, hacíamos nuestra pequeña justicia. Yo, además, siempre me llevaba algún libro: Las mil y una nochesEl viejo y el marEl Principito… Unas maravillas que leía con gran emoción y entusiasmo en el altillo de mi casa allá en la calle Muñoz, o en el Parque Rodó en la época de calor. La vieja ni sabia que aquellos libros no eran prestados, y tenía tantos problemas que yo estaba seguro que nunca lo descubriría. Lo más importante era tener notas excelentes en todo, menos en conducta, pero eso lo asumía como parte de mi rebeldía y la de la familia. Nunca nadie reclamó por ningún libro.

Cuando estaba en sexto año y se acercaba la fecha de Jurar la Bandera y de nombrar a los abanderados o abanderadas, yo ya había dado por sentado que no me elegirían por esa tacha en conducta. Me dolía un poco, pero ya me había hecho la idea de que así era la vida y no podía hacer nada. Sabía que algunas maestras me tenían ojeriza por ser de una familia vinculada a la guerrilla y no pensaba ser abanderado.

Unos días antes de la fecha señalada, la directora de la Escuela me llamó a la dirección. Quedé blanco como un papel, y en el trayecto de mi salón de clase hasta su oficina iba pensando que seguramente me echarían de la escuela. Entonces fui imaginando qué le diría luego a mi vieja. Con tantos problemas, uno más. Iba casi llorando, solo casi porque había aprendido a no llorar para mostrarme siempre fuerte. Las palabras de la directora, luego de saludarme, fueron una sorpresa.

-Lucas, usted tiene las mejores notas de la escuela, pero tiene mala nota en conducta. 
Lo que yo ya sabía, por lo tanto no era nada nuevo, pero intenté justificarme, aunque no encontraba todas las palabras que necesitaba. La sorpresa fue cuando me dijo: -Eso podemos entenderlo, pero no podemos justificar que usted haya robado libros de la biblioteca.

Quedé mudo, estaba seguro que nunca se habían dado cuenta y que a nadie le importaba esa biblioteca a la que íbamos castigados.

Primero pensé en negar, pero por lo visto tenía muy claro que yo me había llevado los libros, y si negaba tal vez me chantaran también los cuadernos, pero eso ella no lo había mencionado. Por suerte, parecía no estar enterada o las maestras nunca le dijeron porque les reclamaría al no haberlos repartido o se hizo la desentendida. Entonces le dije rápidamente: -Yo solo me los llevé prestados, los tengo todos juntos para devolverlos.

Ella sonrió con un aire de satisfacción y de complicidad y dijo: -Bueno, si usted los trae, puede ser abanderado y yo puedo defenderlo en la reunión de maestras. Sonreí tímidamente.

Al otro día aparecí en la escuela con unos diez libros, no recuerdo muy bien cuántos eran. Ella miró uno por uno, y al finalizar me dijo: -Falta uno.

Bajé la cabeza y me puse colorado, mientras la escuchaba decir: -Falta el de Las mil y una noches
Me volvió a sorprender. Intenté hacerme el vivo y no devolver el ejemplar de uno de los libros que más quería. Seguía convencido de que no podían saber los libros que había en una biblioteca a la cual no iban, y mucho menos saber exactamente los que yo me había llevado.

Levanté la mirada y le dije: -Se lo traigo mañana -entre avergonzado por la situación y triste por tener que devolver un libro que me fascinaba. Ella volvió a sonreír con la misma sonrisa del día anterior. Al día siguiente le llevé el libro.

En la reunión de profesores no comentó estos pormenores y, mostrando mis notas y resaltando mi interés por la lectura, insistió que debía ser el primer abanderado. Finalmente se impuso el criterio de algunas maestras que no me querían mucho, y preferían reconocer a otro alumno, además de darme una lección. Así, fui elegido como segundo abanderado.

El día del desfile portando la bandera de Artigas me sentía levantando la bandera de los tupamaros. Caminé contento y orgulloso de ser uno de los tres abanderados, pero con cierta tristeza porque ni mi Vieja ni mis hermanos, ni algún pariente pudieron estar ahí. Terminado el acto, cuando ya íbamos saliendo con los compañeros, la directora volvió a llamarme: -Lucas tengo que hablar con usted. 
Todos miraron y enseguida cuestionaron: -¿Y ahora qué hiciste?

En la dirección, ella solo sonrió y me entregó un regalo: era un ejemplar de Las mil y una noches. Salí feliz.

Esa directora, años después fue despedida por la dictadura, acusada de ser comunista. Ese libro me acompañó un buen trayecto en el camino del tiempo, hasta terminar, por descuido o temor, en una fogata, junto a otros libros que era necesario quemar porque habían sido prohibidos…

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=225125

Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario