Venezuela

[Venezuela][bleft]

Rusia

[Rusia][bsummary]

Bolivia

[Bolivia][grids]

Ecuador

[Ecuador][grids]

Colombia. ELN: Navegar entre Redes de Luz y Alcantarillas



Resumen Latinoamericano / Comandante Pablo Beltrán, ELN Voces / 16 de mayo de 2017

Las redes sociales para unos son interconexiones de luz, mientras para otros no pasan de ser verdaderas alcantarillas, por las que fluyen desechos producto de lo peor de cada uno de sus navegantes. Hay que dar la razón a ambos, porque de ambos componentes están hechas las redes que hoy interconectan, segundo a segundo, a todo el planeta, gracias a los avances logrados en electrónica, computación y comunicaciones.

En las redes se fusionaron dos proyectos de los planificadores estratégicos del imperio: el de quienes perseguían la eficiencia en las comunicaciones militares y el que diseñó la idiotización de la sociedad.

Idiota igual apolítico

Para los antiguos griegos, idiota era la persona individualista desinteresada de la política. En la era del declinante imperio norteamericano, la minoría dominante diseñó un refinado proceso de idiotización de la sociedad que les permite manejar el planeta a su antojo.

El periodista Andre Vltchek [1], describe hasta dónde han logrado domar a la especie humana:

“No es porque ‘la gente haya cambiado’, sino porque el mundo en el que vivimos se está volviendo cada vez más obediente y comedido y las principales fuentes de información (medios de masas), así como las fuentes que conforman la opinión pública y los modelos conductuales de los ciudadanos (medios sociales), están totalmente controladas por grupos corporativos y políticos conservadores y sus intereses. Mientras la gente solía ser influenciada e inspirada por grandes pensadores, novelistas y cineastas, ahora es conformada por mensajes de 160 caracteres de los medios sociales y por todos esos creadores de opinión que tratan de convertirla en superficial, impasible, complaciente y cobarde”.

La sociedad: ¿controlada o concientizada?

Uno de los más grandes estrategas del imperio norteamericano, Zbigniew Brzezinski, a la vez que convoca a la elite a dominar la sociedad, reconoce que esta era de comunicación instantánea global, crea conciencia política en las masas, lo que constituye un gran obstáculo para la dominación imperialista [2].

En su libro de 1971, Entre dos edades: El papel de Estados Unidos en la era tecnotrónica, dijo:

“La era tecnotrónica involucra la aparición gradual de una sociedad más controlada y dominada por una élite sin las restricciones de los valores tradicionales”.

Y en una conferencia ante el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) -por sus siglas en inglés-, agregó:

“La dominación estadounidense ya no es posible debido a una aceleración del cambio social impulsado por la comunicación instantánea, que han provocado el despertar universal de la conciencia política de las masas y que está resultando perjudicial para la dominación externa, como la que prevaleció en la época del colonialismo y el imperialismo”.

La utilidad de las redes sociales

El gran comunicador que fue Umberto Eco (1932-2016), despotricaba de las redes sociales [3]:

“Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Entonces eran rápidamente silenciados, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles”.

Otro gigante que acaba de partir, Zygmunt Bauman (1925-2017), recomienda cómo no convertirse en un ser asocial, en las redes sociales [4]:

“Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara. Las redes sociales son una trampa.

Todo es más fácil en la vida virtual, pero hemos perdido el arte de las relaciones sociales y la amistad. Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos, el trabajo bien hecho.

Las pandillas de amigos o las comunidades de vecinos no te aceptan porque sí, pero ser miembro de un grupo de Facebook es facilísimo. Puedes tener más de 500 contactos sin moverte de casa, le das a un botón y ya.

La cuestión de la identidad ha sido transformada de algo que viene dado a una tarea: tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad pero la red te pertenece a ti. Puedes añadir amigos y puedes borrarlos, controlas a la gente con la que te relacionas. La gente se siente un poco mejor porque la soledad es la gran amenaza en estos tiempos de individualización. Pero en las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos, que no necesitas habilidades sociales”.

El llamado es a hacer de las redes, medios de pensamiento crítico, de confluencia para ser con otros, tras propósitos comunes como pueblo, como nación y como humanidad.

_____

[1] Tengo miedo, ¡por lo tanto soy valiente! Andre Vltchek. CounterPunch, febrero de 2014.

[2] EEUU y el Nuevo Orden Mundial de Brzezinski. Germán Gorraiz López. Alai, 31-03-2017.

[3] Declaraciones de Umberto Eco al diario La Stampa.



[4] Frases para recordar a Zygmunt Bauman, el lúcido analista de la sociedad moderna. http://pijamasurf.com, 10-01-2017.


http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/16/colombia-eln-navegar-entre-redes-de-luz-y-alcantarillas/


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario