Aferrado al poder - Periódico Alternativo

Titulares

19 junio 2017

Aferrado al poder


La crisis política en Brasil, persiste tras la absolución de Michel Temer

Brecha (Uruguay)

El presidente brasileño Michel Temer sigue festejando el fallo a su favor del Tribunal Superior Electoral (Tse), del pasado viernes 9. El tribunal absolvió al mandatario en la causa por la supuesta financiación ilegal de la campaña de la fórmula Dilma-Temer, en la que el actual presidente se presentó como candidato a vicepresidente y la ex presidenta Dilma Rousseff (del Partido de los Trabajadores, PT) como candidata a presidenta para las elecciones de octubre 2014. La causa fue presentada por el partido Psdb, luego de la victoria de Dilma Rousseff en las elecciones, con el único propósito, según las propias declaraciones del entonces derrotado candidato de ese partido, Aécio Neves, de perjudicar al PT.

Pero el festejo de Temer podría durar poco tiempo, ya que es acusado de otros delitos en otras instancias y la sentencia del viernes pasado ha sido apelada ante el Supremo Tribunal Federal (Stf).

Por una de aquellas ironías de la historia, la sentencia final que podría invalidar el binomio electoral llegaría cuando el entonces vicepresidente electo ahora es presidente y su gobierno de coalición tiene cuatro ministerios dirigidos por el Psdb.

Temer y Rousseff fueron absueltos por una decisión que fue tomada con cuatro votos contra tres. El presidente Temer, quien en caso de ser condenado perdería su mandato, hizo grandes esfuerzos para prepararse para este juicio: nombró a dos jueces de su confianza para ocupar las vacantes en el Tse que dejaron los ex jueces Henrique Neves y Luciana Lossio al jubilarse.

Jueces

Según varios informes, también apoyó la elección de los jueces Ademar Gonzaga Neto y Napoleão Nunes Maia, quienes votaron en contra de la condena pedida por el relator del caso y juez, Herman Benjamin.

Durante el juicio los jueces se mostraron muy divididos y se intercambiaron acusaciones. Benjamin acusó por ejemplo al presidente del tribunal, Gilmar Mendes, de cambiar su posición una vez que la sentencia no afectaría a la ya destituida Rousseff.

El voto del juez Gilmar Mendes, también juez del Stf, fue decisivo para absolver a Temer y a Rousseff. Mendes, quien inicialmente se habría comprometido con seguir adelante con el juicio para buscar la destitución de Rousseff, decidió esta vez hacer uso de su “voto de Minerva” (término usado para designar el voto de desempate que tiene el presidente de un tribunal) que permitió que el presidente Temer saliera indemne. Quienes votaron por la absolución del mandatario adujeron que las acusaciones que se presentaron no estaban en la denuncia original que presentó el Psdb. Benjamin incluyó en la causa las “delaciones premiadas” (declaraciones de condenados premiados con penas reducidas por entregar información que pueda inculpar a otros) de ex ejecutivos de la empresa Odebrecht y de dos implicados por la operación anticorrupción Lava Jato quienes acusaron al PT y al Pmdb (partido de Michel Temer) de recibir sobornos de dinero desviado de la estatal petrolera Petrobras para la campaña presidencial.

Los dos jueces que votaron a favor de la recomendación de Benjamin, hallaron suficientes irregularidades en la campaña electoral para impugnar el mandato presidencial.

El fallo ha generado tanta polémica que un diputado del partido opositor Rede interpuso un recurso para que el Stf se pronuncie, pero aceptando y tomando en cuenta las nuevas pruebas que han surgido en el caso.

El Psdb se sumó a este pedido y el líder del partido en la Cámara de Diputados, Ricardo Tripoli, aseguró que en la postura de su partido no hay “ninguna incoherencia”.

Pero el juez del Stf Luiz Fux ya anunció que si la máxima instancia judicial brasileña decide tomar el caso, mantendría el fallo del Tse. Esta postura debería ser cuestionada por otros miembros del Supremo, por lo cual es difícil predecir el resultado de un nuevo fallo.

Aliados ambivalentes

La dirección del Psdb decidió mantener su apoyo al presidente Temer por ahora, pese a que la semana pasada muchos presagiaban la partida del presidente, que cuenta tan sólo con el apoyo del 5 por ciento de la población, y que en Brasilia durante las últimas semanas se hablaba de buscar la manera de que abandonara el cargo. Este respaldo se explica en parte por intereses políticos cortoplacistas: asegurarse de que las reformas neoliberales que ha propuesto el gobierno de Temer salgan adelante. Los principales defensores de Temer son el gobernador Geraldo Alckmin, de San Pablo y el alcalde de San Pablo, João Doria, mientras que los sectores más jóvenes del partido, derrotados en la interna, buscaban una ruptura con Temer.

Pero, según fuentes que conocen las discusiones internas del mundo político, el respaldo de la cúpula del Psdb hacia Temer se debe a que el partido del presidente amenazó con votar a favor del retiro definitivo del mandato político del ex líder del Psdb, Aécio Neves, quien ha sido suspendido del Senado provisoriamente, al ser acusado de una serie de delitos, entre otros de aceptar sobornos. Otra amenaza del Pmdb sería que no apoyará al candidato del Psdb en las próximas elecciones presidenciales.

Vigilancia

Las preocupaciones de Michel Temer continúan. El presidente fue acusado por la revista Veja de haber ordenado a los servicios de inteligencia brasileños investigar al juez Edson Fachin, relator del Stf de la operación anticorrupción Lava Jato. Fachin debería decidir el próximo lunes 19 si acepta el pedido del fiscal general, Rodrigo Janot, de que el Stf inicie una investigación contra Temer por corrupción, organización delictiva y obstrucción a la justicia.

La presidenta del Supremo, Carmen Lucia, primero se mostró muy crítica y dijo que de ser comprobada la presunta vigilancia de los jueces representaría la aplicación de los mismos métodos que en dictadura y que “las consecuencias jurídicas, políticas e institucionales tendrán la intensidad de la gravedad de lo cometido”. Pero más tarde, tras el desmentido público del presidente, consideró que “no es posible dudar de la palabra del presidente” y que el asunto estaba “por ahora agotado”. Algo que la oposición refutó y propuso que la acusación debe ser investigada a fondo, con una Comisión parlamentaria de investigación.

Batalla vencida

Como si fuera poco, en la Cámara de Diputados hay nueve pedidos de inicio de un juicio de destitución del presidente, tras el escándalo que estalló el mes pasado por unas grabaciones de conversaciones entre el presidente y dos dueños de la gigante empresa de carne Jbs, quienes lo acusan de corrupción. Y hay varios empresarios y políticos presos por casos de corrupción que podrían optar por delatarlo para reducir sus penas.

Pero gracias al fallo del Tse, Temer podría lograr mantenerse en el poder hasta finales del año próximo y uno de sus triunfos posibles sería entonces conseguir que sus aliados en el Congreso aprueben las muy impopulares reforma laboral y de la jubilación.

Mientras tanto, varios movimientos sociales siguen movilizándose con el objetivo de que estalle otra huelga general el 30 de junio, más grande que la anterior a comienzos de mayo.

El Frente Brasil Popular, que reúne diversas organizaciones sociales, propone en Rio de Janeiro el lanzamiento de un plan popular de emergencia para superar la crisis económica y resguardar las conquistas sociales históricas del pueblo.
Según João Pedro Stédile, uno de los coordinadores nacionales del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (Mst), presente en el lanzamiento, el Frente Brasil Popular reivindica también la realización de elecciones anticipadas y universales en 2017, así como la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para reformar democráticamente el Estado.



https://www.rebelion.org/noticia.php?id=228098


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario