Panamá: Recordando la Masacre de Changuinola - Periódico Alternativo

Titulares

09 julio 2017

Panamá: Recordando la Masacre de Changuinola



Siete años de la masacre

Un día como hoy, 8 de julio de 2010, hace 7 años, moría Antonio Smith obrero de la bananeras de origen ngabe. Se recrudecía la reprensión en Changuinola y el pueblo resistía y se rebelaba contra la Ley Chorizo (Ley 30) impuesta por Martinelli con el apoyo de una Asamblea mayoritariamente panameñista. Dicha ley, inicialmente una ley sobre aviación para favorecer intereses de Motta, abordaba otros temas sin ninguna relación como la eliminación de la cuota sindical, conculcaba el derecho a huelga y a sindicación, anulaba los estudios de impacto ambiental y concedía licencia para matar a los policías.

Martinelli y Varela se preparaban para asistir a la final del mundial de fútbol en Sudáfrica, pero por la insurrección en Changuinola debieron bajarse de los aviones de las empresas coimeras Odebrecht e IBT que, con contratos en el Gobierno, patrocinaban el paseo, al que sí fueron Popi Varela (en ese momento presidente de la Cueva), Pepe Suárez (MOP), Chichi de Obarrio (secretario de Martinelli) y los hermanos Martinelli.

Los encargados de la cruel reprensión: el Ministro de Seguridad, José Mulino, el director de la Policía Gustavo Pérez, Frank Abrego (SENAFRONT) y el Comisionado Didier Degracia (jefe de la policía en Bocas del Toro), entre otros.

La noticia de los hechos en Changuinola recorrían el mundo. En Panamá se generaban grandes manifestaciones de Solidaridad. El sábado 10 de julio, en el Hotel Soloy, FRENADESO convocó a un Encuentro Nacional de Dirigentes que aprobó movilizaciones y la huelga general. Tras el encuentro se realizó una marcha por Calidonia que fue reprimida y más de cien compañeros fueron arrestados. El Hotel fue rodeado por contingentes de la policía que impedían salir a los participantes que aún quedaban del Encuentro.

Se giró orden de captura contra Saúl Méndez, Genaro López y más de 20 directivos de SUNTRACS y FRENADESO y comenzó una cacería que obligó a varios dirigentes a recurrir a la clandestinidad. Jaime Caballero, dirigente del SUNTRACS de Chiriquí, fue trasladado de la ciudad de David a la DIJ de Ancón donde ya estaba arrestado el coordinador actual de FRENADESO, Ronaldo Ortiz.

El mismo 10 de julio fue asesinado, de manera brutal, otro obrero e indígena, Virgilio Castillo, de una manera brutal. Existen imágenes terribles del hecho. Su rostro ensangrentado lleno de perdigones. “No lo miren”, les decían los policías a los que capturaron juntos con él, “si no quieren que les pase lo mismo”. Lo dejaron agonizar lentamente, hasta morir. Disparaban perdigones a los ojos. Por eso los más de 70 ciegos total o parcialmente.

El entierro de Virgilio Castillo conmovió a la comunidad nacional e internacional. El dolor que expresaban sus pequeños hijos era desgarrador. El pueblo clamaba justicia.

En ese ambiente de represión y de tensión nacional se llevaron a cabo las movilizaciones y la huelga nacional. La construcción se paralizó en un 100% y otros sectores como el magisterial, también. Bocas del Toro estaba totalmente paralizado. La solidaridad internacional crecía. En Madrid y Barcelona, al día siguiente que España ganaba el Mundial, se efectuaban piqueteos en la Embajada y consulado, respectivamente, por los pares del SUNTRACS en Comisiones Obreras y UGT. Igual ocurría en Centroamérica y otros países latinoamericanos.

El Gobierno se vio obligado a suspender la Ley y convocar a una mesa de diálogo tripartita. Fue la primera y más contundente derrota del gobierno de Martinelli gracias a la lucha del pueblo en las calles.

Luego de esta jornada se reportaron al menos seis muertos, entre ellos varios niños con problemas respiratorios que sufrieron la gran cantidad de gases lacrimógenos lanzados, cientos de heridos, incluidos los ciegos, y detenidos.

Fue una jornada heroica, una masacre que aún sigue impune. Los que hoy solo exigen justicia y cárcel por actos de corrupción, muchos por vendetta a pesar que fueron cómplices de los mismos, nada dicen de este episodio de graves violaciones a los derechos humanos ya que estuvieron implicados en los mismos durante el pasado gobierno o en hechos similares en gobiernos anteriores.



Hoy, el pueblo de Changuinola, siete año después, vuelve a las calles, a recordar a sus muertos y a exigir una vez más justicia, que estos crímenes no queden en la impunidad ni en el olvido.

http://kaosenlared.net/panama-recordando-la-masacre-changuinola/


Periódico Alternativo publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

Publicar un comentario